EL PERDÓN

¿Por qué superar el odio, el rencor, cuando se nos ha hecho daño, o nos hemos hecho daño?

 ¿Significa perdonar, perdonarnos, reanudar una relación con quién nos ha hecho daño?

Podemos perdonar, dejar el odio por razones diversas: espirituales, humanitarias, o por salud mental, emocional, por razones cognitivas que nos llevan a buscar estados que nos generen más felicidad, menos dolor, menos deterioro.

En el trabajo de superación de estados cognitivos dañinos, la propuesta, para hablar, trabajar el perdón, es la salud, el bienestar, la sanación de nuestra  persona; la persona afectada es la que decide sobre el perdonar, cómo, el proceso...

Acá se plantean algunas ideas sobre el tema para discusión personal, en la familia o en grupo psico-socio-educativo.

Veamos el tema con esta orientación: sanación, independiente de nuestras creencias religiosas.
Veamos:

El egoísmo es el origen de los daños que ocasionamos a las demás personas. Los derechos humanos nos confieren dignidad, bienestar, sobrevivencia, salud, vivienda, educación, autorrealización, por ser personas, y son universales estas conquistas.

Los abusos, la discriminación, la exclusión, la violencia, etcétera, son actitudes, hechos, que afectan el bienestar humano, por egoísmo, por egocentrismo.

Lo que requiere del perdón es la maldad intencionada. No requiere perdón, la ignorancia, el error... Éstos  se excusan, no requieren de perdón porque hay atenuantes, se entiende, se comprende, se disculpa.

Ira ante la violencia, el odio…es de lo que se trata que suele envenernar, afectar nuestra salud.

Ante acciones que hacen daño podemos tener sentimientos de rabia, “piques”, ira,  rencor, resentimiento. Estos suelen  no ser saludables. Pero el perdón es un deseo, un acto de la voluntad de perdona un daño intencional, fuera de lo común, malvado…

Tampoco es saludable ser víctima, y pasivamente recibir maltrato, ni dejar afectar nuestra dignidad personal. Podemos y debemos aprender a relacionarnos sin dañar, ni dañarnos,  ni con pasividad.

En la sociedad dominicana necesitamos aprender a relacionarnos, y a superar la violencia en la familia, en la pareja, en la ex pareja; hay abusos sexuales, violaciones, actos violentos de golpes, jalones de cabello, mordidas, mentiras,  amenazas, abusos de poder, explotación o violencia económica, difamación…etcétera. Es decir: violencia física, psicológica, sexual, patrimonial, estructural, social…


¿QUÉ NO ES PERDONAR?


Diferencia entre el perdonar y el olvidar. Tener presente las ofensas y los daños, nos previene para cuidarnos, estar alerta de quien nos ha hecho daño. Recordar previene un nuevo abuso, ¿cómo fue, qué pasó? ¿Qué aprendí para no dejar que se repita?

Perdonar no es ser indiferente ante la víctima y el sufrimiento que se le causa, o ha causado, no obvia que se haga justicia. El silencio es estar cómplice.

La persona que daña necesita reparar recibiendo una sanción. La persona que recibe la violencia puede dejar el rencor, no significa que no exista una sanción. El ponerse por encima de la persona que ejerce violencia sin que ésta cumpla castigo, es una salida de superioridad, una clemencia, como un acto de altanería.

Sentir compasión por la víctima. Ser sensible ante el dolor de quien ha sido violentado ayuda al perdón. Acompañar a la víctima.

Enfrentar la violencia con serenidad. Perdonar es luchar ante el daño que se ha recibido, pero de una manera serena, sin perder la alegría de vivir, manteniendo la suavidad y la ecuanimidad.
Turbas de personas golpeando, matando,…es una aberración de caer en la violencia misma que se rechaza. Es renunciar el deseo de destruir a la otra persona que ha hecho el daño.


CONDICIONES DEL PERDÓN

Walter Riso, en su libro Pensar bien, sentirse bien, plantea algunas condiciones:
-La persona que ha recibido el daño es quien puede perdonar.
-El perdón requiere de un tiempo, es un proceso.
-Puede perdonarse aún la persona que haya hecho el daño no se haya arrepentido…La superación del daño se puede dar con el perdón mediante la razón, el amor, la unidad…

¿POR QUÉ PERDONAR?

Indica Walter Riso: Perdonar es ante todo un regalo que me hago a mí misma/o para dejar de sufrir. Es permitir que el corazón vuelva a su cauce normal. Es una virtud que nos permite vivir más sanamente, que podemos cultivar.

LOS CAMINOS DEL PERDÓN


-Hay sentimientos de amor que no llevan al rencor. Erich Fromm en su libro El Arte de Amar expone que en la cultura occidental, durante estos últimos siglos las madres suelen tenr amor incondiconal. Suele ser común que madres,  padres, en diversas culturas no guardan recor para con las y los hijos.
Las madres, padres, suelen  sufrir, más bien, porque hijas/hijos no están bien, porque se dañan o hacen daño, no por rencor. Si se busca castigo, norma, es por el propio bien de la prole.

-La compasión. Una persona de tanto ver sufrir a otra persona que le ha hecho daño, sea por enfermedad, desgracias,…que se va ablandando el rencor, y de una manera, a veces, no muy racional, llega a perdonar. Ejemplo: una mujer cuyo padre le abusó cuando niña durante algunos años, y luego tuvo que cuidarlo por tener cáncer, y de verlo tanto sufrir, lo fue perdonando.

-La comprensión. Puede que de tanto saber explicar un fenómeno, de ponerse en los zapatos de la persona que haya hecho el daño, aunque no se le justifica, pero sí se puede con una energía adicional llegarse al perdón, pero suele ser un acto de sentimientos, no racional, solamente.

-El desgaste. El odio puede enfermar, hasta hacer enloquecer a la persona, y la gente como mecanismo de defensa llega al perdón, para no seguir haciéndose daño. No significa reanudar una relación, sino cesar en el rencor.

-La comparación. Podemos comprender las faltas de las demás personas si usamos como referencia debilidades parecidas en nosotros/as en algunos momentos de nuestras vidas.

Conclusión

Recordar, ¿por qué perdonar?: Para sanar, por autodefensa.
No significa olvidar ni ausencia de castigo o de justicia. Ejemplo: el Papa fue a la cárcel a expresar perdón a quien lo quiso matar, más no que se levantara el castigo.

Bibliografía

Eric Fromm: El arte de amar. colegiodepsicologosperu.org (Psicólogo de Estados Unidos). Publicó este libro en el año 1956.

Walter Riso. 2014 (reimpresión, original 2004). Pensar bien, sentirse bien. Editorial Océano. México.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...