Testimonios de mujeres organizadas ex víctimas de violencia de género, Santiago, RD

Acá las experiencias de vida de Josefina Reyes y Johanny Domíngues, de Mujeres Empodearadas Abriendo Caminos.

Mildred Dolores Mata
----

TESTIMONIOS DE VIDA

Dos superviviente de la violencia

Humberto Adames  (humbertovive@gmail.com)

Santiago, noviembre 2014

Sobrevivir o poner fin al maltrato físico, verbal o psicológico, sin perder la vida, se ha convertido en un desafío para las dominicanas.

Josefina Reyes, conversando en un encuentro sobre su expereincia con la violencia de género.

Josefina Reyes 41 años. 

Modista y estudiante de Derecho en la Universidad de la Tercera Edad (UTE). Es madre de dos varones y una hembra.

Josefina duró 15 años casada con un hombre violento y manipulador; nunca la golpeó pero, a causa de las constantes humillaciones, agresiones verbales y amenazas de muerte, la anuló psicológicamente.

Se casó con su expareja recién cumplidos los 18 años; procrearon tres hijos. Inmediatamente empezó la relación, se dio cuenta de que era una persona agresiva.

“Esa actitud provocó mucho miedo en mí, de no provocarlo para que no se enfadara conmigo”, agregó Josefina.

En tres ocasiones, la expareja de Josefina intentó suicidarse, culpándola a ella de haber llegado a esos extremos; en el último intento de suicidio, Reyes decidió atenderlo, sin embargo, para manipularla, él hizo creer que tenía problemas mentales, la agresión fue peor.

“Yo sabía que eso no era sano, a pesar de no saber de violencia”, explicó Reyes.

Con ayuda de sus hermanas, decidió salir de Santo Domingo para vivir cerca de su familia en Santiago. ‘‘Tuve que hacerlo de noche para que no se enterara. Pero, él llegó y tuvieron que agarrarlo porque gritaba que me iba a matar’’, narró Reyes, quien actualmente es activista a favor de la no violencia contra la mujer.

‘‘La mujer debe pensar, estoy viva porque pensé’’

Johany Domínguez, 
Yohanny Domínguez, la antepenúltima de derecha a izquierda, vestida de rosao, junto a las compañeras del Grupo Mujeres empoderadas abriendo caminos, hotel Gan Almirrante, con Xiomara García


43 años, 4 hijos. Colabora en el Núcleo de Apoyo a la Mujer. Colaboró por 4 años en la Unidad de Atención. A diferencia de Reyes, Johany Domínguez, madre de cuatro hijos, recibió por parte de su excompañero todo tipo de maltrato físico: empujones, golpes con objetos y hasta heridas corto punzantes.

En medio de discusiones y separaciones, Domínguez y su ex pareja procrean un hijo, el menor de los cuatro de ella. Él lo utilizó para manipularla; se robaba al niño para mortificarla y obligarla a acercarse a él. “Una vez caí en la trampa y fui a buscar al niño; me lo entregó, pero me persiguió y me golpeó con una piedra al momento de que me montaba en un carro público”, refirió la también activista y colaboradora del Núcleo de Apoyo a la Mujer.Después de 3 años de separados, se apareció donde estaba ella, supuestamente, para ver al  niño; la invitó al supermercado y porque no quiso ir, la apuñaló. Según contó Johany, fue a su casa con intenciones de matarla. “La cuchillada iba directa al corazón, pero metí el brazo; y como no logró su objetivo, me iba a dar una segunda puñalada”, relató.

Johany contó que sobrevivió porque tenía tanto deseo de vivir que gritó que la ayudaran. “Tuve que gritar que había un ladrón para que la gente se movilizara y me socorriera”, enunció Domínguez.

“La justicia nunca lo apresó, pero la vida se la cobró”, hizo referencia Johany al hombre que durante mucho tiempo la maltrató.

Un día en la Unidad de Atención
La Unidad de Atención a la Violencia Intrafamiliar es una dependencia de la Fiscalía de Santiago donde una persona víctima de violencia intrafamiliar o delito sexual acude por ayuda judicial.

En una visita al lugar, se notó que en el Centro de Atención al Usuario, donde la persona víctima pone la denuncia, no se le da un  trato cercano; además, no hay un psicólogo para abordar a la persona en situación de violencia y solo se limitan a llenar una ficha con datos que proporciona el denunciante.

La señora Yamilex del Carmen, residente en el sector Arenoso de Santiago y madre de seis hijos, acudió a denunciar a su pareja, quien la maltrata desde hace años. Desesperada, se sentó frente a una recepcionista que, mientras Yamilex le contaba su caso, se distraía con su celular inteligente.

Josefina Reyes “La razón de vivir llegó por mis tres hijos; cuando vi que mis hijos no merecían vivir esa vida que yo estaba permitiendo’’.

Valor “Yo creía que Dios podía cambiarlo todo, pero hay una cuota que es el valor de una mujer en medio de una crisis como esta para salir hacia adelante”, dice Josefina.

Johany Domínguez “Me salvé porque quería salvarme; la mujer debe pensar, estoy viva porque pensé”.

Estado “Se necesita que el Estado responda con una vivienda a las mujeres que están saliendo de la violencia, ayudarles con un trabajo’’. J.D.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...