Rep Dominicana y Haití. Debate comedido: Pedro Reina Pérez y Aníbal de Castro . Por Miguel Sang Ben

Mi querido hermano, cuñado, profesor, economista...Miguel Sang Ben (para la intimidad Peng Kiam),  de una manera humana, compleja, ha tenido una posición diferente a la que abunda en República Dominicana sobre el tema de la nacionalidad de dominicanos/as de origen haitiano y sobre la inmigración de haitianos/as, en RD. Ha rechazado el racismo y las emociones negativas que se fomentar en grupos de ambos países.

Digno hijo de inmigrantes chinos, Miguel Sang (Chan Ho)  y Ana Dionicia Ben, nos permite conocer estos dos artículos, uno del boricua Pedro Reina Pérez, que cuestiona la decisión tomada por la Corte Constitucional de desnacionalizar dominicanos/as hijos de haitianos, y que el gobierno en junio del 2015 acaba de comenzar a reparar retornado la nacionalidad a 55,000 de las y los dominicanos afectados. Considera este artículo escrito con elegancia y complejidad, no tan simplón como las y los que cuestionan lo que viene pasando en entre los dos países de RD y Haití, en la isla La Española.

Por igual, considera elegante y bien tratado, el tema, por el embajador en Washington de RD, Aníbal de Castro.

En ambos artículos, cuando hablan de responsabilidades históricas por la pobreza de Haití, les faltó llamar por su nombre, la responsabilidad de Francia, Estados Unidos, España, por el antiesclavismo con que han hundido la población haitiana liberada del yugo esclavista francés, y de todas estas potencias, que han endemoniado la imagen de Haití, aislándola  por intereses comerciales que han apoyado en el pasado los negocios que esclavizaban a seres humanos. Hoy la xenofobia, el abandono del gobierno haitiano a su pueblo pobre, el racismo... en la isla La Española es el resultado del clasismo en parte de las élites políticas y económicas en ambos países.

Abajo los link de ambos artículos.

Mildred D Mata

---

DIVAGACIONES

¿CUESTION DE VECINOS?
Miguel Sang Ben, economista, profesor  y articulista dominicano


Por Miguel Sang Ben

Me sacan de mis cabales, haciéndome perder la paciencia, las múltiples interpretaciones y opiniones sobre las consecuencias de la sentencia del Tribunal Constitucional y el Decreto que estableció el mecanismo de regularización de los extranjeros en condición irregular que dispuso dicha sentencia.
Mi malestar proviene de la miopía de los argumentos: vamos al todo o nada. Es una consecuencia de los “caucus” que inciden en esta situación: los ultranacionalistas antihaitianos de este lado de la frontera y los antidominicanos que residen en el otro lado.
Pedro Reina Pérez, escritor, de Puerto Rico

Esta orquestación de intereses es lo que hace que no seamos sinceros de que nuestra política migratoria ha sido de una irresponsabilidad sistémica desde que arribamos a la presente etapa democrática.

El argumento de la soberanía que nos cubre en estas pretensiones de enderezar entuertos no es suficiente. Debe hacerse sin pretensiones de reescribir la persecución de 1937.  Los datos que salen a relucir son evidentes: las actas “falsas” de acuerdo a declaraciones del Presidente de la Junta Central Electoral son mínimas, la cobertura de los indocumentados ha sido notable y el retorno voluntario y en condiciones humanas está disponible.
Aníbal de Castro, periodista, embajador de Rep Dominicana en Washington


Entonces, ¿de dónde viene la alharaca? De los que quieren enturbiar la paz en La Española, creando bulos sobre falsedades y distorsiones de la verdad, como es el hacernos creer que Junot Díaz denunció nuestra naturaleza “nazi” al perseguir a los “arrayanos” (los dominicanos de origen haitiano a los que no les reconocemos la nacionalidad) o las supuestas declaraciones del Alcalde Nueva York, Bill De Blasio, llamando a un boicot al turismo hacia Republica Dominicana.  Afortunadamente, ambos bulos desmentidos por ACENTO en su debido momento, al ofrecer en su totalidad las traducciones de ambas declaraciones.
Por lo menos, hay un ejemplo de altura, calidad y rigor intelectual en esta demostración de ceguera y desinformación, en el artículo del historiador y periodista boricua Pedro Reina Pérez, “La «desdominicanización» de La Española” y la respuesta del periodista dominicano Aníbal De Castro, embajador dominicano ante la Casa Blanca, “Singular La Española, poco plurales, algunos juicios”, desarrollados en el El País, de Madrid, España.
Ni uno ofende ni el otro insulta. Un ejemplo de discurso comedido, hasta diplomático, por lo que los pongo, ambos –aunque antitéticos- para que los ánimos se aplaquen y nos ayude a pensar en el mantenimiento de la paz social en ambos lados de la fronteras.

Para el trabajo de Reina, ir al enlace siguiente:

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/06/22/actualidad/1435010380_694132.html 

El trabajo del Embajador De Castro, lo encontramos en el siguiente enlace:

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/06/26/actualidad/1435273639_567188.html 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...