La menstruación y su valoración, dependiendo del sexo

A mi sobrina Julia Haydée, le gustó este artículo sobre el cómo lo femenino viene siendo tratado como inferior. Y el cómo la escritora Gloria Steinem satiriza,  sobre el cómo cualquier cosa que se desvaloriza de las mujeres, si fuese de los hombres, que ahora tienen el dominio de lo simbólico como algo superior, la menstruación sería tratada como simbolismos de poder, sagrada, tendría valoración positiva...

Por ahora la vulva, los panties, la menstruación, entre otros aspectos, son tratados como cargas, como sucio, como a ocultar...porque el GRUPO QUE TIENE que tiene MÁS poder nombra y marca las cosas como el referente normativo positivo, bien valorado.

Acá coloco el artículo en español, y luego en inglés.

http://www.haverford.edu/psych/ddavis/p109g/steinem.menstruate.html

 

Si los hombres pudieran menstruar
por Gloria Steinem


Vivir en la India me hizo entender que una minoría blanca del mundo ha pasado siglos  estafándonos al querer hacer pensar que una piel blanca hace que la gente sea superior, a pesar de que la única cosa que realmente hace es hacerlos más susceptibles a los rayos ultravioleta y a las arrugas.

La lectura de Freud me hizo tan escépticos/as sobre la envidia del pene. El poder de dar a luz haría "la envidia del vientre", sería más lógico, y un órgano como algo externo y sin protección como es el pene hace que los hombres sean muy vulnerables, por cierto.

Pero escuchar recientemente a una mujer describir la llegada inesperada de su período menstrual (una mancha roja se había extendido en el vestido como ella argumenta con vehemencia en la escena pública) todavía me hizo temblar de vergüenza. Es decir, hasta que ella explicó que, cuando finalmente informó en voz baja del evento obvio, le dijo a la audiencia de todos los hombres "y usted debe estar orgulloso de tener una mujer que está menstruando en el escenario. Es probablemente la primera cosa real que ha pasado a este grupo en el año".

Risa. Socorro. Ella había vuelto algo negativo en positivo. De alguna manera la historia se fusionó con la India y con Freud para hacerme finalmente entender el poder del pensamiento positivo. Todo lo que un grupo ha usado como que es  "superior" se ha utilizado para justificar su superioridad, y cualquiera cosa que sea en el grupo "inferior" se ha utilizado para justificar su situación. A los negros le dijeron que le daban empleos mal pagados, ya que se decía que eran "más fuerte" que los hombres blancos, mientras que todas las mujeres estaban relegadas a trabajos mal pagados, ya que se decía que eran "más débiles". A medida que el niño dijo cuando se le preguntó si quería ser abogado como su madre, "¡Oh, no, eso es trabajo de mujeres." La lógica no tiene nada que ver con la opresión.

Entonces, ¿qué pasaría si de repente, por arte de magia, los hombres podrían menstruar y las mujeres no podrían?

Claramente, la menstruación se convertiría en un digno evento envidiable, masculino:

Los hombres presumirían de cuánto tiempo y cuánto.

Los muchachos hablarían como el principio envidiado de la virilidad. Regalos, ceremonias religiosas, cenas familiares y despedidas de solteros marcarían el día.

Para evitar la pérdida de trabajo mensual entre los poderosos, el Congreso  financiaría un Instituto Nacional de la Dismenorrea. Los médicos podrían investigar poco acerca de los ataques del corazón, porque  los hombres estarían hormonalmente protegidos, pero todo acerca de los cólicos.

Suministros sanitarios serían financiados por el gobierno federal y libres de impuestos. Por supuesto, algunos hombres seguirían pagando por el prestigio de las marcas comerciales como Paul Newman tampones, cuerda-a-Dope de Muhammad Ali Pads, John Wayne Maxi Pads y Joe Namath Jock Escudos-"Por esos días con Grados de luz."

Los estudios estadísticos  mostrarían que a los hombres les va mejor en los deportes y ganaron más medallas olímpicas durante sus períodos menstruales.

Generales, políticos de derecha y los fundamentalistas religiosos  citarían la menstruación ("la menstruación") como prueba de que sólo los hombres podrían servir a Dios y el país en el combate ("Hay que dar sangre para extraer la sangre"), ocupan altos cargos políticos ( "¿Pueden las mujeres ser adecuadamente feroz y sin un ciclo mensual gobernado por el planeta Marte?"), sean sacerdotes, ministros, Dios mismo ("Él dio esta sangre por nuestros pecados"), o rabinos ("Sin una purga mensual de impurezas, las mujeres son impuras ").

Liberales y radicales machos, sin embargo, insisten en que las mujeres son iguales, sólo diferentes, y que cualquier mujer podría unirse a sus filas si ella estaría dispuesta a reconocer la primacía de los derechos menstruales ("Todo lo demás es una cuestión") o auto- infligir una gran herida cada mes ("Usted tiene que dar la sangre por la revolución").

Los chicos populares de la calle  inventarían argot ("Él es un hombre de tres tollas sanitarias") y "chocarían cinco" en la esquina con un poco intercambio de "hombre tu luces bien" de exchenge como, "El hombre que guapa!"

"Sí, hombre, estoy con la menstruación!"

Programas de televisión tratarían el tema abiertamente. (Happy Days: Richie y Potsie tratarían de convencer a Fonzie que él sigue siendo "El Fonz", aunque ha perdido dos períodos seguidos Hill Street Blues:.. Todo el recinto realiza el mismo ciclo) Lo mismo sucedería con los periódicos. (Summer Shark Scare Amenaza Hombres menstrúan. Juez Cita menstruación perdonando violador.) Y así que las películas. (Newman y Redford en hermanos de sangre!)

Los hombres se convencen de las mujeres que el sexo es más placentero en "ese momento del mes." Las lesbianas se dice que temen la sangre y por lo tanto la vida misma, a pesar de todo lo que necesitaban era un buen hombre menstruando.

Las facultades de medicina podrían limitar la entrada de la mujer ("que podría desmayarse ante la visión de la sangre").

Por supuesto, los intelectuales podrían ofrecer los argumentos más morales y lógicos. Sin el don biológico para la medición de los ciclos de la luna y de los planetas, ¿cómo es posible que un maestro de la mujer en cualquier disciplina que exigía un sentido del tiempo, el espacio, las matemáticas - o la capacidad de medir algo? En la filosofía y la religión, ¿cómo podrían las mujeres compensar está desconectado del ritmo del universo? O por su falta de la muerte y resurrección simbólica cada mes?

La menopausia se celebraría como un acontecimiento positivo, el símbolo que los hombres habían acumulado suficientes años de sabiduría cíclica y no necesitan más.

Hombres liberales en todos los campos se tratarían de ser amables. El hecho de que "estas personas" no tienen don para medir la duración, los liberales explicarían, debería ser suficiente castigo.

¿Y cómo las mujeres serían entrenados para reaccionar? Uno puede imaginar a las mujeres de derecha aceptar todas estos argumentos con un masoquismo firme y sonriente. ("La era obligaría a las amas de casa para herir a sí mismos todos los meses": Phyllis Schlafly)

En resumen, nos descubrimos, como deberíamos ya que la lógica está en el ojo del lógico. (Por ejemplo, he aquí una idea para los teóricos y lógicos: si se supone que las mujeres sean menos racional y más emocional al inicio de nuestro ciclo menstrual en que la hormona femenina está en su nivel más bajo, entonces ¿no es lógico decir que , en los pocos días, las mujeres se comportan más como la forma en que los hombres se comportan durante todo el mes? os dejo más improvisación depende de usted.)

La verdad es que, si los hombres pudieran menstruar, las justificaciones de más energía  seguirían y seguirían.

Si se lo permitimos.

(C) Gloria Steinem, actos indignantes y rebeliones cotidianas. NY: NAL, 1986.

Acá el artículo en inglés:

If Men Could Menstruate

by Gloria Steinem

Living in India made me understand that a white minority of the world has spent centuries conning us into thinking a white skin makes people superior, even though the only thing it really does is make them more subject to ultraviolet rays and wrinkles.

Reading Freud made me just as skeptical about penis envy. The power of giving birth makes "womb envy" more logical, and an organ as external and unprotected as the penis makes men very vulnerable indeed.

But listening recently to a woman describe the unexpected arrival of her menstrual period (a red stain had spread on her dress as she argued heatedly on the public stage) still made me cringe with embarrassment. That is, until she explained that, when finally informed in whispers of the obvious event, she said to the all-male audience, "and you should be proud to have a menstruating woman on your stage. It's probably the first real thing that's happened to this group in years."

Laughter. Relief. She had turned a negative into a positive. Somehow her story merged with India and Freud to make me finally understand the power of positive thinking. Whatever a "superior" group has will be used to justify its superiority, and whatever and "inferior" group has will be used to justify its plight. Black me were given poorly paid jobs because they were said to be "stronger" than white men, while all women were relegated to poorly paid jobs because they were said to be "weaker." As the little boy said when asked if he wanted to be a lawyer like his mother, "Oh no, that's women's work." Logic has nothing to do with oppression.

So what would happen if suddenly, magically, men could menstruate and women could not?

Clearly, menstruation would become an enviable, worthy, masculine event:

Men would brag about how long and how much.

Young boys would talk about it as the envied beginning of manhood. Gifts, religious ceremonies, family dinners, and stag parties would mark the day.

To prevent monthly work loss among the powerful, Congress would fund a National Institute of Dysmenorrhea. Doctors would research little about heart attacks, from which men would be hormonally protected, but everything about cramps.

Sanitary supplies would be federally funded and free. Of course, some men would still pay for the prestige of such commercial brands as Paul Newman Tampons, Muhammad Ali's Rope-a-Dope Pads, John Wayne Maxi Pads, and Joe Namath Jock Shields- "For Those Light Bachelor Days."

Statistical surveys would show that men did better in sports and won more Olympic medals during their periods.

Generals, right-wing politicians, and religious fundamentalists would cite menstruation ("men-struation") as proof that only men could serve God and country in combat ("You have to give blood to take blood"), occupy high political office ("Can women be properly fierce without a monthly cycle governed by the planet Mars?"), be priests, ministers, God Himself ("He gave this blood for our sins"), or rabbis ("Without a monthly purge of impurities, women are unclean").

Male liberals and radicals, however, would insist that women are equal, just different; and that any woman could join their ranks if only she were willing to recognize the primacy of menstrual rights ("Everything else is a single issue") or self-inflict a major wound every month ("You must give blood for the revolution").

Street guys would invent slang ("He's a three-pad man") and "give fives" on the corner with some exchenge like, "Man you lookin' good!"

"Yeah, man, I'm on the rag!"

TV shows would treat the subject openly. (Happy Days: Richie and Potsie try to convince Fonzie that he is still "The Fonz," though he has missed two periods in a row. Hill Street Blues: The whole precinct hits the same cycle.) So would newspapers. (Summer Shark Scare Threatens Menstruating Men. Judge Cites Monthlies In Pardoning Rapist.) And so would movies. (Newman and Redford in Blood Brothers!)

Men would convince women that sex was more pleasurable at "that time of the month." Lesbians would be said to fear blood and therefore life itself, though all they needed was a good menstruating man.

Medical schools would limit women's entry ("they might faint at the sight of blood").

Of course, intellectuals would offer the most moral and logical arguements. Without the biological gift for measuring the cycles of the moon and planets, how could a woman master any discipline that demanded a sense of time, space, mathematics-- or the ability to measure anything at all? In philosophy and religion, how could women compensate for being disconnected from the rhythm of the universe? Or for their lack of symbolic death and resurrection every month?

Menopause would be celebrated as a positive event, the symbol that men had accumulated enough years of cyclical wisdom to need no more.

Liberal males in every field would try to be kind. The fact that "these people" have no gift for measuring life, the liberals would explain, should be punishment enough.

And how would women be trained to react? One can imagine right-wing women agreeing to all these arguements with a staunch and smiling masochism. ("The ERA would force housewives to wound themselves every month": Phyllis Schlafly)

In short, we would discover, as we should already, that logic is in the eye of the logician. (For instance, here's an idea for theorists and logicians: if women are supposed to be less rational and more emotional at the beginning of our menstrual cycle when the female hormone is at its lowest level, then why isn't it logical to say that, in those few days, women behave the most like the way men behave all month long? I leave further improvisation up to you.)

The truth is that, if men could menstruate, the power justifications would go on and on.

If we let them.

(c) Gloria Steinem, Outrageous Acts and Everyday Rebellions. NY: NAL, 1986.

Sally Kohn (sallyk@gwis2.circ.gwu.edu)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...