Barack Obama y su visión de las mujeres

Acá, Marie Claire entrevista a Barack Obama Dunham con el tema de las mujeres

http://www.marie-claire.es/172.16.40.23/marieclaire/index.php/planeta-mc-arriba-17/1-actualidad/1817-entrevistamos-a-barack-obama.html

Sentado en una clase entre los recuerdos imprescindibles del colegio –trofeos, banderines y carteles–, Barack Obama , con un elegante traje oscuro y corbata roja, se muestra extrañamente chic. Estamos en Fairfax, Virginia, donde acaba de dar un discurso en el gimnasio del Robinson Secondary School sobre la necesidad de dotar de más poder económico a las mujeres: «Damos por hecho que las mujeres son el eje de nuestras familias –acaba de decir Obama ante casi 3.000 personas–, pero a menudo ignoramos el hecho de que son también el eje de nuestra clase media». Como nieto, hijo y marido de mujeres fuertes, Obama conoce los problemas del sexo femenino. Pero en plena recta final de su campaña, y con la aguerrida Hillary pendiente de los resultados de noviembre para retomar o no su enfrentamiento con el candidato, estos temas han cobrado importancia. Con ese espíritu, el senador Obama –algo cansado, pero tranquilo y genial– se somete al tratamiento a base de estrógenos de Marie Claire.

Marie Claire: La hermana de Britney Spears se ha quedado embarazada a los 16 años y hay quinceañeras que hacen pactos para tener hijos. ¿Le preocupa la cultura en la que sus hijas están creciendo?
Barack Obama:
Michelle y yo prestamos mucha atención a lo que nuestras hijas absorben de la cultura. La cultura sexual actual es un problema, porque invade la niñez. Ahora bien, no somos mojigatos, y Michelle habla abiertamente con las niñas. Malia entrará en la pubertad pronto y queremos que estén bien informadas.

Marie Claire: Así que ya ha salido a relucir el tema del sexo.
Barack Obama:
Más o menos. Queremos que crezcan teniendo seguridad en sí mismas, que sepan que van a ser juzgadas por su inteligencia, su competitividad y su altruismo, y no sólo por ser guapas. Les hablamos mucho de valores y les ayudamos a tomar buenas decisiones.

Marie Claire: ¿Está funcionando?
Barack Obama:
Creo que lo estamos haciendo bastante bien. A Malia y Sasha no les gustan Britney Spears ni Paris Hilton . Malia es la primera que scambia de canal si aparece algo que no es apropiado. Es una gran fan de Hannah Montana. Y cuando Miley Cyrus salió semidesnuda en «Vanity Fair» comentó: «Parece una buena persona. Seguro que su familia la quiere. Todo el mundo comete errores, así que espero que la gente no la juzgue por una foto.»

Marie Claire: Si Michelle llega a ser primera dama, ¿cómo llevará el papel de esposa?
Barack Obama:
Michelle es una persona muy segura de sí misma. No quiero que cambie y no creo que vaya a hacerlo. Pero ella no quiere involucrarse en la vida política. Es mi mejor amiga y mi consejera más importante. Probablemente elija un proyecto en el que trabajar sobre algún tema que le preocupe. Pero su prioridad número uno serán nuestras hijas y asegurarse de que mantengan la normalidad de la que disfrutan.

Marie Claire: ¿Cree que se ha malinterpretado a Michelle?
Barack Obama:
La gente que realmente ha prestado atención, no. Fue malentendida por Fox News, porque hay un intento sistemático por parte de la prensa conservadora para dar una imagen falsa de ella, y así lo hicieron explotando su declaración de que estaba orgullosa de su país por primera vez en su vida. Hasta Laura Bush admitió que Michelle no quería decir eso. Sus críticas legítimas a cómo están siendo tratadas las familias y la dificultad para tantas mujeres de conciliar familia y trabajo han hecho que sea caricaturizada como una persona permanentemente enfadada. Cualquiera que la conozca bien sabe que tiene un gran sentido del humor. Y es la persona más americana que conozco.

Entrevistamos a Barack ObamaMarie Claire: ¿En qué sentido?
Barack Obama:
Creció en una familia como «Ozzie and Harriet» (una serie de televisión de los años cincuenta que retrataba a la familia americana ideal), con mamá, papá, hermano, perro… (risas). Su padre trabajó toda la vida, a pesar de tener esclerosis múltiple. Su madre estaba en casa. Se querían y se apoyaban mutuamente. Michelle fue a colegios públicos; su serie favorita era «The Dick Van Dyke Show»; su comida preferida son las patatas fritas; compra en Target [una cadena estadounidense de hipermercados]. Es una persona normal y sensata. Cualquier mujer americana que la conozca se identificaría inmediatamente con ella.

Marie Claire: ¿Cree que ha tenido que dejar de lado su carrera profesional para seguirle a usted en la suya?
Barack Obama:
Creo que Michelle es como muchas mujeres de su generación, regidas por dos ideas fundamentales: por un lado, que es tan inteligente como cualquier hombre, y por otro, que le encanta ser madre. No estoy seguro de que la tensión que vivía, sobre todo cuando las niñas eran más pequeñas, se debiera al hecho de que yo estaba metido en política o de que estuviera lejos. Es algo a lo que las mujeres tienen que enfrentarse demasiado a menudo, porque nuestra sociedad no les proporciona mucha ayuda en esas circunstancias. No tenemos los permisos de maternidad y paternidad que otros países conceden. Nuestro sistema de guardería es deficitario, sobre todo si no se tienen muchos ingresos. Debemos ayudar a mejorar la situación de las mujeres para que tomen las decisiones más apropiadas para ellas.

Marie Claire: Ha reconocido sus propios fallos como marido y como padre, sobre todo cuando estaba ausente, lo que hacía que Michelle se enfadara. ¿A qué acuerdos han llegado?
Barack Obama:
Una de las cosas más importantes fue que notara que la escuchaba. Sé que no suena muy bien, pero muchas veces las mujeres se sienten frustradas porque los hombres permanecen ajenos a los problemas: «Los niños están bien, felices y sanos, tenemos una casa bonita, ¿por qué te quejas?». Y creo que saber que la entiendo y que escucho lo que dice es importante para ella. Y, soy sincero, también influyó algo que estuviéramos mejor económicamente. Mis libros tuvieron éxito y podíamos permitirnos una asistenta una o dos veces a la semana para limpiar la casa, algo que la gran mayoría de las mujeres americanas no pueden pagar.

Marie Claire: Antes de que sus libros tuvieran éxito, hubo un periodo en el que ella ganaba más que usted. ¿Cómo afectó esto a su relación?
Barack Obama:
No fue un problema, porque la verdad es que de los trece años que llevamos casados, once he ganado yo más y durante esos dos me estaba preparando para presentarme al Senado de los Estados Unidos, que tenía sus propias gratificaciones. No me sentía incapaz. Y siempre me pareció estupendo que ganara dinero. No me sentía amenazado en absoluto. Mi madre ganaba más dinero que mi padre cuando yo estaba en el instituto. Quizá por eso me siento más cómodo que otros hombres en esa situación.

Marie Claire: Esta mañana ha estado en un desayuno para recaudar fondos con Hillary Clinton. En uno de los debates de las primarias, la describió como sólo «suficientemente simpática». ¿Le cae mejor ahora?
Barack Obama:
Ése es un buen ejemplo de cuando dices algo inoportuno y realmente quieres decir otra cosa. Hillary Clinton es simpática. Pero yo estaba concentrado escribiendo notas, no sonreía tanto como debía, dije aquella frase y de repente todo el mundo comentó: «Qué paternalista ». Hillary no es sólo simpática, es extraordinariamente capaz, inteligente y una gran abogada. Pienso que vamos a trabajar juntos muy bien y durante muchos años para intentar cambiar este país como debe ser.

Marie Claire: ¿Estará en su gabinete?
Barack Obama:
No voy a especular ahora sobre eso. Pero lo que sé es que estará en el núcleo del Partido Demócrata durante mucho tiempo.

Entrevistamos a Barack ObamaMarie Claire: Si llega a ser presidente, ¿cómo se las arreglará para negociar con países que están cometiendo violaciones de los derechos humanos contra las mujeres?
Barack Obama:
Creo que hay un espectro amplio. En un lugar como Darfur, la violación es utilizada como arma militar. Ahí no hay excusas: se trata de movilizar a la comunidad internacional para cambiar el comportamiento. Cuando se trata de otros como Arabia Saudí, Pakistán y otros de Oriente Medio, donde las mujeres aún están en posiciones subalternas, es importante que entendamos que su cultura no se va a transformar de la noche a la mañana. Pero no me dará vergüenza hablar de estos problemas y confirmar nuestra creencia fundamental en la igualdad de las mujeres. Mi madre se especializó en desarrollo internacional ayudando a que las mujeres fueran un punto de apoyo en la economía, microfinanciándoles un telar, una máquina de coser o algunas vacas para que pudieran luego vender la leche. Tenía muy claro que el mejor indicador del desarrollo de un país es cómo trata a sus mujeres y si educa a las niñas. Y por eso nuestros argumentos no se basan únicamente en nuestros valores e ideales, sino también en hacer que los países sepan que no se van a desarrollar tan rápidamente si todo este enorme talento no se educa y si no se les da las mismas oportunidades que a los hombres.

Marie Claire: Si su madre estuviera viva, ¿qué pensaría de todo esto?
Barack Obama:
La colmaría de orgullo. No tanto por mí como por sus nietas, nuestras hijas, y mi sobrina. A ella le daría una gran alegría ver a estas tres niñas tan guapas, graciosas y seguras de sí mismas.

Barack Confidencial:

-Su restaurante favorito es la pizzeria Fiesta de Chicago, donde encarga con frecuencia comida para llevar. Prefiere las hamburguesas y las costillas al estilo texmex. Y cuando cocina, dice que su especialidad es el chile con carne.
- En su ipod se puede escuchar Stevie Wonder, del que es fan absoluto. También le gustan los artistas que marcaron su infancia: los Rolling Stones o Bob Dylan, raperos como Jay-Z o Ludacris y rockeros como Bruce Springsteen, que suele sonar en sus actos de campaña.
- La serie que le tiene enganchado es «The Wire», no se pierde un capítulo. En una ocasión contó cómo había cancelado todos sus compromisos para asistir al estreno de «Sex and the City».
- Su libro de cabecera es «Por quién doblan las campanas», de Ernest Hemingway. También le gustan Herman Melville, Philip Roth y Toni Morrison, además de Shakespeare y Nietszche.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...