Animemos la lectura

Los maestros y maestras tenemos que sacar tiempo para leer. No dejarnos vencer por el exceso de trabajo. Las niñas, niños y jóvenes pueden captar cuando estamos enamorados de las palabras, del contexto, de la sana arrogancia de saber hablar de hechos, producciones, historias, personajes, estadísticas, emociones, recensiones, en fin, una sabia y erudita compañía inspira. Soy profesora universitaria por asignatura. No soy docente formada en esa especialidad. Ahora estoy tomando un curso sobre Pedagogía Universitaria a partir del texto de Frida Díaz Barriga y Gerardo Hernández Rojas. (2004). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Ed. McGraw-Hill. México. A continuación presento algunas ideas del capítulo 7, parafraseadas y agregando vivencias.
Mi intención es proporcionar elementos para esforzarnos como maestras y maestros, en nuestros países pobres.

La lectura con sentido y comprensión requiere de motivación, de ejercicios, de planificación y conciencia sobre sus exigencias de tiempo, de memoria y de las que imponen los programas e instituciones. Por eso es importante enamorarnos de la lectura, para que nuestros estudiantes se enamoren, y puedan caminar el conciente camino de la comprensión. Díaz Barriga y Hernández Rojas manifiestan que a la lectura comprensiva y a la composición escritora no se le dedica la atención necesaria y no se enseña lo suficiente en las aulas, con actividades constructivistas y estratégicas con sentido. Motivan para el desarrollo de la lectura con profundidad señalando que:

1. La alfabetización no basta con aprender a codificar y descodificar. Se ha trabajado mucho en la automatización (mecánico) de la lectura. La alfabetización debe ser funcional (Cook-Gumper, 1988 y Verhouven, 1994) de manera que permita habilidades lectoras y de escritura crítica y reflexiva, y que aporte a la sociedad en lo político, social y económico.
2. La escritura es un instrumento histórico-cultural que contribuye al desarrollo y es una actividad psicológica superior (Vigotsky, 1979).
3. La escritura es una actividad compleja que requiere de un agente activo y constructivo y que permite crear nuevas formas de pensamiento (pensamiento autorregulado).
4. Se aprende a comprender y componer con la ayuda de alguien que sabe más y se construyen conjuntamente con otros.
5. Se comparte con otros más allá del tiempo y del espacio inmediato y se va más allá de lo real creando nuevos mundos posibles. Las propuestas que se hacen en éste texto para la comprensión de textos son el fruto de la investigación aplicada. Es de mi interés compartir este fragmento de este libro y animar a su lectura. Para las personas que como yo no somos especializadas en ésta área es un desafío adentrarme en el texto y descifrarlo. Si no llegamos al texto por lo menos, dejo esta motivación. A sacar tiempo para leer con sentido.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...