Características de la personalidad antisocial

Fuente:http://spanish.scientologyhandbook.org/sh11_1.htm

La personalidad antisocial tiene los siguientes atributos:

1. Habla sólo en términos muy generales. “Dicen...”, “todo el mundo piensa...”, “todos saben...” y expresiones así son de uso continuo, especialmente al difundir un rumor. Cuando se le pregunta: “¿Quién es todo el mundo...?”, por lo general resulta que es una sola fuente; y a partir de esa fuente, la persona antisocial ha inventado lo que pretende que es la opinión de toda la sociedad.

Esto le parece natural, ya que para ella toda la sociedad es una gran generalidad hostil, especialmente contra la personalidad antisocial.

2. Una persona así trafica principalmente con malas noticias, observaciones críticas u hostiles, invalidación y supresión general.

En tiempos pasados se le describió como “chismoso”, “pájaro de mal agüero” o “traficante de rumores”.

Es notable que una persona así nunca transmite buenas noticias u observaciones elogiosas.

3. La personalidad antisocial, cuando transmite un mensaje o una noticia, altera la comunicación para empeorarla.

Detiene las buenas noticias y sólo transmite las malas, que con frecuencia adorna.

Una persona así, también finge pasar “malas noticias” que en realidad son inventadas.

4. Una característica de la personalidad antisocial, y una de las cosas lamentables acerca de ella, es que no responde al tratamiento o a la reforma.

5. Cerca de una personalidad así, vemos compañeros o amigos acobardados o enfermos que, aun cuando no se vuelven realmente locos, se conducen en la vida de manera incapaz, fracasando, sin triunfar.

Esas personas causan problemas a los demás.

Al tratar o educar al compañero íntimo de la personalidad antisocial, éste no tiene ganancia estable, sino que recae con rapidez o pierde las ventajas de su conocimiento, ya que está bajo la influencia supresiva de la otra persona.

Al tratar físicamente a estos compañeros, generalmente no se recuperan en el tiempo esperado, sino que empeoran y sus convalecencias son deficientes.

Es bastante inútil tratar, ayudar o entrenar a personas así mientras permanezcan bajo la influencia de la persona antisocial.

La mayoría de los dementes, lo están debido a estas personas antisociales con las que están relacionados; y por la misma razón, no se recuperan fácilmente.

Injustamente, muy pocas veces vemos realmente a la personalidad antisocial en una institución mental o social; sólo sus “amigos” y su familia están ahí.

6. La personalidad antisocial elige habitualmente el blanco incorrecto.

Si un neumático se pincha por conducir sobre clavos, maldice a un compañero o a algo que no es la fuente causante del problema. Si en la casa de al lado la radio está demasiado fuerte, él patea al gato.

Si la causa obvia es A, la personalidad antisocial inevitablemente culpa a B, C o D.

7. La personalidad antisocial no puede terminar un ciclo de acción. Toda acción sigue una secuencia en que se inicia, se continúa mientras se requiera y se termina como se había planeado. Esto se conoce en Scientology como un ciclo de acción.

El antisocial acaba rodeado de proyectos incompletos.

8. Muchas personas antisociales confiesan abiertamente los crímenes más alarmantes cuando se les obliga a hacerlo, pero no tienen el más mínimo sentido de responsabilidad acerca de ellos.

Sus acciones tienen poco o nada que ver con su propia voluntad; las cosas “simplemente sucedieron”.

No tienen sentido alguno de la causa correcta; y en especial, no pueden experimentar por lo tanto, ninguna sensación de remordimiento o vergüenza.

9. La personalidad antisocial sólo apoya a grupos destructivos, y muestra enojo violento y ataca a cualquier grupo constructivo o de mejoramiento.

10. Este tipo de personalidad sólo aprueba acciones destructivas y lucha contra acciones o actividades constructivas o de ayuda.

A menudo se encuentra que el artista, en especial, atrae a individuos con personalidad antisocial, que ven en su arte algo que debe destruirse, y encubiertamente, “como un amigo”, proceden a intentarlo.

11. Ayudar a otros es una actividad que casi vuelve frenética a la personalidad antisocial. Sin embargo, colabora estrechamente en actividades que destruyen en nombre de la ayuda.

12. La personalidad antisocial tiene un sentido incorrecto de la propiedad y piensa que la idea de que alguien posea algo es un pretexto inventado para engañar a la gente. En realidad, nada se posee nunca.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...