Aspiraciones

En los balcones de la casa de Sara Mei se percibían las flores rosadas, moradas y blancas como una compacta franja de colores. Así lo contemplaba Alberto desde su negocio de ferretería, enfrente del edificio. La ciudad estaba tranquila esa tarde de un domingo de abril: muy pocos carros circulaban, y la gente dormía siestas en sus hogares.

Sara Mei estaba contenta. Sus esfuerzos por estudiar, así como su duro trabajo estaban rindiendo los frutos deseados. Había cobrado RD$200,000.00 por una consultoría en cómo mejorar las relaciones familiares, para el Instituto para la paz. Millones de persona se beneficiarían por su propuesta de cómo desarrollar una personalidad con capacidad de dar y recibir, comunicándose constructivamente y sabiendo poner límites con el cuidado de no ofender.

Sólo ese día sus sueños florecieron con abundancia.

Diez años más tarde, contemplaba con desenfado, como no pudo percibir más ingresos extras, desde ese día. Cada mes recibía su sueldo habitual, y no más consultorías.

Frente a Alberto, en la ferretería, dejó salir un murmullo. -Nadie me quiere –pensó en voz alta, con una voz lastimera. Casi de inmediato se corrigió, pensando de manera más positiva. No tenía más deudas, y resolvía todas sus necesidades, agradeció a la Diosa o al Dios, por la serenidad con que transcurría su vida.

Dijo a Alberto que se sentía feliz, porque lo que más deseaba lo estaba logrando. Vivir sin presión, tener una buena pensión y no tener limitaciones para desenvolverse en libertad.

-Mis grandes expectativas económicas murieron, Alberto. Ya no sé siquiera si quiero un cambio para conseguir más dinero. ¡”que viva la libertad”, -se dijo en voz baja.

Con voz calmada y cortés Alberto le dijo: Doña Sarita, ya son las 6:00 PM, y tengo que cerrar-. Esa es la ferretería que menos vende por la manía de cerrar tan temprano.
-Sí doña Sara, yo también amo la libertad -le dijo Alberto, como si le adivinara el pensamiento.

Alberto se fue en su bicicleta a recibir sus clases de jardinería.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...