Ante Haití: Aprendiendo a coexistir

Dice el psicólogo Alfred Adler que la vida humana es muy vulnerable, frágil. Lo que lleva a algunos humanos a tener complejo de inferioridad; y añade: que ese complejo de inferioridad, lo tratamos de sobrellevar buscando sentirnos importantes; resaltar, mediante el dominio, el poder, la fama,…entre otros estados de ánimo exteriores al valor y a las realizaciones internas.

Describen también personas socializados en la cultura occidental que se dedican a la filosofía, a la psicología, al misticismo, y que se han compenetrado con la cultura oriental, y de manera específica, con el budismo; que específicamente, la cultura occidental suele adolecer de vivir de las comparaciones, de prejuicios, de estereotipos, y de ideas tales como: triunfadores versus fracasados/as, disfrutar el vivir compitiendo, realizándose algunos humanos con sentir a otros/as como inferiores,… todas: maneras que se han constituido, con cierta frecuencia, en leitmotiv para algunas personas vivir.

El místico, sacerdote jesuita, y budista, Anthony de Mello, sostiene en su libro Una llamada al amor (Consciencia, libertad y felicidad) que estos rasgos competitivos y los apegos a la vanidad, al consumismo, a la dependencia del que dirán, etcétera, enferman de ansiedad y de angustia a parte de nuestro mundo occidental.

Mucha gente se está quejando de este modelo violento de vivir, que ha llevado a algunas/os a buscar la trascendencia a través de los sentimientos de sentirse superior a los demás, resaltando los defectos de los que consideran inferiores. Y que todo este patrón de vida ha degenerado en la destrucción del medio ambiente, y dificulta la armonía en las relaciones entre las personas, y entre los países.

En la República Dominicana cada determinado tiempo, unas varias veces al año, suelen destaparse algunas personas enumerando algunos defectos y perjuicios de las y los haitianos. Se quejan de que tienen el cólera, de que no han sabido administrar sus recursos, de que han sido y son racistas con los blancos (los franceses, por ejemplo, cuando lograron sublevarse contra la esclavitud), de que trabajan demasiados en determinadas áreas de la economía, de sus diferencias culturales (lengua, ideología religiosa), de que son muchos, de que son ilegales, de que usan nuestros servicios de salud, entre otras situaciones que consideran alarmantemente negativas para la República Dominicana.

Y para quien milita en la no violencia, en la paz, en la hermandad, en el realismo, en la objetividad, leer tanta petulancia, es un verdadero ejercicio de santidad y sanación, para cultivar la aceptación, y la comprensión, ante nuestras diferencias como sociedad dominicana, ante Haití y su pobreza y ante sus inmigrantes, y ¿porqué no?: ante nuestros emigrantes.

Este tipo de descripciones peyorativas no ofrecen un mínimo análisis de estos hechos. No hablan por ejemplo, de que nuestras capacidades productivas han venido descansando en la mano de obra barata, no explican sobre las causas del fenómeno mundial de las inmigraciones, no retienen el dato sobre nuestro millón de emigrantes, del estancamiento en aplicar nuestras leyes de migración, no se habla de los daños de la mentalidad productivista de las plantaciones al planeta; ni por asomo se cuestiona de la violencia de cazar personas y trasladarlas en barcos para que se forjaran las riquezas, ni se mencionan los países esclavistas, por ejemplo, y de que, en ese sistema, no fueron enriquecidas las personas explotadas, ni social, ni económica, ni política, ni espiritualmente. En fin, que el negativismo o el positivismo ante Haití, y sus inmigrantes, y sobre cuáles trapos tirar al sol, depende del lente que cada quien se ponga. Acostumbrémonos, y amémonos, con estas diferencias, hasta que nos sanemos de algunas facetas de ceguera parciales.

Una parte de la sociedad dominicana busca vencer ese complejo de inferioridad del que habla Adler, sintiéndose importante mediante la comunión entre iguales, el servicio, la cooperación y el comunitarismo; y no se suele poner distancia con las personas y con los países más pobres, ni con las culturas diferentes.

La cultura de la época colonial española, francesa, de las élites, no valoraban el trabajo manual, y aún en algunos/as, persiste el desprecio hacia quien hace el trabajo duro. Las y los africanos eran pobres, y fueron sometidos a la esclavitud. La mayoría de las y los haitianos son pobres, y son de la raza negra de los antiguos esclavos y esclavas.

Los y las haitianas, además de pobres, tienen una cultura diferente a la española (lengua, religión), y además en la República Dominicana se han inculcado pensamientos y sentimientos anti Haití, por parte de dictadores, como Rafael Leonidas Trujillo, y Joaquín Balaguer, con la ayuda de algunos intelectuales, como es el caso de Manuel Arturo Peña Batlle.

Algunas personas dicen que el rechazo a los haitianos y haitianas de una parte de los/as dominicanos/as se debe a los veinte y dos (22) años de colonización haitiana a nuestro territorio. Sin embargo, no tenemos ese sentimiento de rechazo hacia los españoles y norteamericanos, que nos han colonizado e invadido. Se sospecha que la pobreza de Haití es vital para ese rechazo.

Según Alfred Adler, para sentirse superiores, algunos no quieren estar cerca de lo que huela a limitaciones, a pobreza, porque algunos/as se les ha hecho difícil la humildad y la solidaridad; así como el análisis de cómo se interactúa económicamente, con ventajas, y el como nuestra mentalidad un poco anómica, refuerza inconductas éticas y sociales de inmigrantes haitianos/as y de emigrantes dominicanos.

Los dominicanos y dominicanas somos los vecinos de Haití, y viceversa. Compartimos una isla. Ir a Haití, y llegar desde Haití hasta aquí no es complicado: El Masacre se cruza a pie. Somos vecinos /as pobres, tenemos intercambios económicos: mano de obra, exportaciones. Pero también  tenemos los corazones divididos. Unos recitan defectos de las y los haitianos; otras, otros: nos dedicamos a cooperar, a aprender los idiomas mutuos, a sentirnos y a actuar como hermanos y hermanas, sin importar las circunstancias.

Ver, también en: 
http://elmunicipio.com.do/contentsreflex.aspx?key=280

17 comentarios:

  1. Hey profe! es Jose Angel...primero que todo decirle que he entrado muuuuchas veces a su blog, pero nunca habia dejado comentario...como me dijo que lo hiciera aqui esta!

    Le comento sobre este post en su blog porque cuando usted lo puso y lo lei me llamó mucho la atención...yo tampoco pienso que el rechazo sea por los 22 años de dominación, eso más bien es una excusa para rechazarlos...se dice que el ser humano teme a lo que es diferente, no lo comprende..esto es lo que pasa verdaderamente en nuestro país.

    ResponderEliminar
  2. Estas muy errada sobre el asunto haitiano, claro tu condición de madre te hace ver con vision maternal.
    Solo ncontesta estas preguntas:
    ¿Aceptarian en haiti a un dominicano como peesidente?
    Vuantos dominicanos van a haiti y asesinan?
    Le quitan el puesto de trabajo a un haitiano ?
    Cuantos dominicanos /as van a haitia a dar a luz y reclaman la nacionalidad haitiana!
    Poer favor !
    Nos odian desde 200 años de separación.

    Se creen superiores!
    Duuarte no te dice nada o Mella?
    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Veaney, lo que me preocupa es la falta de ternura y comprensión hacia las migraciones. Luego le amplío sobre sus preguntas. mildred d. mata

    ResponderEliminar
  4. Tanto amor y comprension empalaga. La situacion Dominica-Haitiana, nada mas se puede ver como un caso de supervivencia. O ellos o nosotros. Estamos luchando por un espacio vital, que cada vez se nos hace mas pequeno, y toda la ternura y comprension no van a cambiar esa triste realidad. Lo tragico es, que todo ese "amor" nada mas se esta viendo de este lado de la frontera, lo que pone a nuestra pobre republiquita en peligro de extincion. Habran los ojos, amorosas damas.

    ResponderEliminar
  5. Veaney, acerca de sus preguntas, que no pude contestar, lo que pienso es lo siguiente:
    Un pueblo pudo o puede tener vocación imperialista, de querer ocupar otro país, por ejemplo, y eso no implica que debemos estar reaccionando con actirudes de rechazo, de persecución. Ahora Haití es un país en miseria, y son migrantes económicos.
    Si es cierto que acá hay un millón de Haitianas/os no tienen trascendencia los crímenes que cometen. Pasan asuntos, como pasa con los humanos. Pero la criminalidad de Trujillo de matar más de una decena de mil es nazismo. Sin embargo, yo no generalizo culpa por esto. Una cosa es Trujillo, y otra cosa soy yo. Pero con esa matanza si nos representa como pueblo, somos cuchimil veces unos bábaros, frente a Haití.
    Los/as dominicanos/as no le quitan trabajo a las/os haitianos/as masivamente, porque la migración se da de un país más pobre a uno más rico, Nosotras/os lo hacvemos en EEUU.
    Lo de dar a luz, igual que lo anterior, lo hacemos con USA.
    ¿Nos odian desde hace 200 años, eso es subjetivo, no lo siento. He estudiado en Haití, he participado en intercambios culturales, etc. Y no siento eso. Puede ser que parte de los haitianos tengan actitudes negativas, como parte de nosotros/as hacia ellos/as, pero no generalizo que todos/as los/as dominicanos/as les odien, en eso estamos divididos.
    Los/as haitianos/as, al contrario, se marginan acá. Eso pasa en el edificio donde vivo y en la universidad. Ellos/as captan el rechazo de muchos de nosotros, y se encogen. Además son más pobre, y eso genera cierta timidez.
    Duarte, Mella creían en nuestra autonomís e independencia, pero no eran xenofóbicos.
    Gracias por ser tan activo, le felicito.
    mildred d

    ResponderEliminar
  6. Me quede sorprendido con tan lindo trabajo. La felicito de todo corazon porque es necesario que se harmonize las relaciones entre Rep.Dominicana y Haiti. Gracias amiga, seguire de cerca tu trabajo.
    Steven Gehy, Petion Ville Haiti

    ResponderEliminar
  7. Saludos Estimada Mildred, nosotros el pueblo de Haiti, le agradecemos con el mas profundo respeto a los millones de Dominicanos como tu, quienes con nuestros exiliados economicos haitianos comparten su riqueza, su pobreza, su comida, su hambruna , sus techos, sus hospitales, sus escuelas, sus montañas, sus playas, su cielo, sus estrellas,sus dolores, sus llantos, su felicidad, sus exitos, sus fracasos, su libertad, su juticia, , su merengue, su bachata, su cafe, sus habichuelas con dulce, su sonrisa, sus sueños, sus pesadillas, sus problemas, sus soluciones, su cariño, su amistad, su amor; Igual hacemos aqui que con miles de Dominicanos que residen en Haiti. Pero, nadie puede exigir que seamos igual de agradecidos a una minoria xenofoba y racista que quiere mantener o simplemente ignorar el régimen laboral abusivo al que tradicionalmente han estado sometidos los Haitianos: maltrato físico de los trabajadores; retención contra su voluntad en los campos de trabajo; salarios inicuos; engaños; despidos improcedentes, caprichosos y sin indemnización; condiciones habitacionales inhumanas; trabajo infantil; falta de acceso a la educación en igualdad de oportunidades; falta de acceso a la salud, por incumplimiento del pago al Instituto Dominicano de la Seguridad Social (IDSS) de la cuota retenida por las empresas a los trabajadores, y el ineficaz servicio de las actuales Aseguradoras de Riesgos de Salud (ARS); régimen de opresión y terror sostenido por las armas de los guardacampestres y las amenazas de la administración; falta de acceso a los recursos de la justicia; deportaciones ilegales, usurpando atribuciones propias de la Dirección General de Migración; formas de pago a través de “vales” que les someten a la usura; inexistencia de contratos de trabajo avalados por la Secretaría de Estado de Trabajo; tráfico ilegal de personas y no regulación legal del estatus migratorio de los trabajadores; exclusión del régimen municipal, etc. A este ultimo grupo, como Micaela, Mercedes, Elsie Nico, Leo Vergel les decimos que pueden seguir llamandonos « malagredecidos » y que se vayan todos para el mismo infierno y que nos cuenten como fue a su regreso.
    Mildred, un fraternal abrazo!
    Tu sabes quien!

    ResponderEliminar
  8. Steven Gehy, saludos.
    Paciencia, paciencia, paciencia..., para bregar con las diferencias. Gracias por escribir. mildred d mata

    ResponderEliminar
  9. Steven Gehy6:28 p.m. GMT-4

    Mucho se ha escrito en varios foros sobre la situacion dominico-haitiana. Lamentablemente, pocas veces hemos visto algo constructivo y positivo en los comentarios.
    Parece ser que las pasiones han obstruido la razon, parece ser que las emociones nos hacen olvidar que lo logico de unas personas civilizadas, seria de buscar las soluciones para una vida digna y armoniosa en estos dos maravillosos paises, que nos han legado nuestros respectivos ancestros ; estos ancestros que han marcado la Historia Universal por sus ideas de libertad y de igualdad, por su heroismo, por su Gran sueño de « Nacion Digna ».

    Es evidente que en el periodo actual, la sociedad dominicana esta atravezada por el resurgimiento de un antihaitianismo, liderado y entretenido por un sector ultranacionalista, llevando a la poblacion mensajes constantes de un tal peligro eminente haitiano. Pero veamos sus argumentos principales :

    - Invasion pacifica de Haitianos.
    - Las grandes potencias quieren sustraerse de sus responsabilidades hacia Haiti y traspasar asi la carga a la RD.
    - No a los proyectos en conjunto; los dos paises conocen realidades diferentes.

    INVASION PACIFICA : En realidad, el termino utilizado manipula y deforma el real motivo de la migracion haitiana a RD. Todos sabemos que la migracion constante haitiana, igual que la dominicana hacia Puerto Rico es unicamente y exclusivamente de indole economica. El uso abusivo del termino « invasion pacifica » naturalmente( y es entendible) despierta en cada Dominicano(a) el sentimiento nacionalista incrustado en el(lla). Del lado haitiano, la reaccion es mas lenta y tardiva, por la simple razon que en la mente del Haitiano cabe dificilmente que el nacionalismo se pueda mencionar entre dos paises pobres. Cuando se habla de « nacionalista », para nosotros vemos automaticamente y unicamente luchas contra grandes potencias como EEUU, Francia, Canada…Nos es dificil imaginar o despertar dentro de nosotros mismos un sentimiento nacionalista o ultranacionalista haciendo referencia a RD, o Jamaica, o otros paises pobres.

    Por lo tanto, soluciones a esta migracion tiene que empezar por el entendimiento de su verdadera naturaleza que es ECONOMICA.

    Las dos naciones en realidad, se han beneficiado de esta migracion.
    Del lado haitiano constituye un escape a tensiones economicas y sociales, pero tambien del lado dominicano ha facilitado el desarollo accelerado de sectores claves de su economia.
    Ahora bien, la pregunta hoy seria si es que la Rep Dom ha alcanzado su nivel maximo de capacidad de absorcion de esta masiva migracion. No tenemos cifras exactas del numero de Haitianos en RD , pero todo parece indicar que SI, que ha tocado los niveles aceptables. Todo parece indicar que la migracion haitiana ha sobrepasado quizas la oferta de empleos de poca cualificacion y de salarios bajos que desde siempre ha sido reservada para ella.
    Es dentro de este marco que deberiamos propiciar y organizar las negociaciones con el fin de regularizar el fenomeno con derechos y deberes de lado y lado.
    Los que pretenden poner fin a la migracion con violencia o con xenofobia estan definitivamente equivocados. Los que pretenden que las dos naciones deberian vivir una al lado de la otra, pero de espalda van a contra de las ideas y conceptos que rigen el mundo globalizado de hoy y seran obligatoriamente vencidos por el sentido comun y el juico de la mayoria de la poblacion.

    LAS GRANDES POTENCIAS QUIEREN SUSTRAERSE DE SUS RESPONSABILIDADES HACIA HAITI Y TRASPASAR LA CARGA A RD :

    Este argumento tambien es falso. Haiti no es la responsabilidad de NADIE. Haiti es la responsabilidad de los Haitianos y Haitianas. Haiti es una sociedad en movimiento como cualquier otra. Es una sociedad reclamando a diario en sus luchas, el establecimiento de un nuevo contrato social para la nacion. Si bien es verdad que Haiti ha conocido un retreceso economico desde la salida de Baby Doc en el 1986, hay que reconocer sin embargo progresos enormes en la libertad de expresion, hay que reconocer la progresiva estructuracion de los grupos en defensas de las masas desfavorecidas, hay que reconocer la poblacion tiene ahora concienca de sus derechos para una mejor educacion, una mejor salud, en fin una mejor vida. Obviamente, estas convulsiones violentas provocan la paralisacion de inversiones nacionales y extranjeras, causando asi alzas en el desempleo, degradacion del poder adquisitivo de las masas y de la clase media, y hasta de las elites y otras consequencias negativas, pero al final del camino nacera una nueva estructura social mejorada y con mas igualdad.
    Todo esto para decir que Haiti no es carga de nadie. Haiti es carga de Haiti y poco a poco su pueblo encontrara el camino hacia el desarollo, hacia el bienestar.
    No es facil, esto lo sabemos, pero tampoco es imposible.

    NO A LOS PROYECTOS EN CONJUNTO; LOS DOS PAISES CONOCEN REALIDADES DIFERENTES :
    Otro argumento falso : El Presidente Leonel Fernandez se enfurecio cuando un estudio del Foreign Policy ponia Haiti y Rep Dom dentro de la lista de los estados fallidos.
    Si bien, el Presidente Fernandez tenia razon en enfurecerse pues no entiendo que la RD, a pesar de sus numerosas deficiencas sea un estado fallido, el Presidente se equivoca y lo sabe cuando se niega a proyectos en conjunto. Solo citar los temas de salud, de preservacion ambiental, de comercio, de policias, y de la misma migracion , hace evidente la necesaria definicion de proyectos en conjunto entre las dos naciones.
    El Presidente Fernandez sabe que la Convencion de Lome y todos otros tipos de acuerdos de bloques en el futuro son vitales hasta para naciones desarolladas y potentes.
    El Presidente, sin dudas sabe muy bien que es imposible y que no es viable que un pais pueda sobrevivir de espalda con su vecino mas cercano, cuando este ultimo ademas es su segundo socio comercial.

    Finalmente, para el bien de las dos naciones, ya es tiempo de reanudar, pero esta vez de manera definitiva y sin hipocresia las conversaciones y negociaciones civilizadas entre Haiti y RD. Seria bueno apoyar debates productivos entre las elites intelectuales, economicas, y politicas de los dos paises, para que se vayan borrando de la memoria de los dos pueblos tantos señales y mensajes de discriminacion y de prejuicios de lado y lado. Mas esperamos, mas se pondran graves, y mas dejaran huellas.

    Un fraternal abrazo Mildred,

    S.Gehy

    ResponderEliminar
  10. Steve, gracias por su esfuerzo de enviarme su trabajo. Le comento luego. mildresilla dolores.

    ResponderEliminar
  11. COMENTARIO DE UN LECTOR DIRIGIDO A SARA PEREZ:

    "Gracias Sara Pérez por esta valiente y bella carta. Tal vez a quien se le debería pedir perdón no es solamente a Pedro, sino a aquellos y a aquellas a quien el se ha dedicado. El pueblo dominicano, que como Vd. no es nacionalista ni xenófobo ni racista, debería pedirle perdón por su silencio cómplice a las personas migrantes que escogieron este pedazo de tierra para trabajar, para contribuir arduamente al desarrollo de una nación que los excluye e ignora, para criar y en algunos casos tener sus hijos e hijas con la esperanza de un presente mejor y un futuro posible. Tal vez debería pedirle perdón por dejar que un grupo de exaltados, dueños de una verborrea proverbial e influyente, insulten, pongan en duda, difamen a aquellos dominicanos y extranjeros, religiosos y laicos, mujeres y hombres, que dejan su piel, su vida y su seguridad, intentando ponerse al servicio de los y las mas pobres, intentando defender los derechos de quienes ni siquiera son considerados personas, intentando hacer de este pedazo de tierra un lugar mas justo, harmonioso y digno de ser llamado un Estado de Derecho, una Nación y un Pueblo. Ojala se multipliquen las cartas como la suya y la de algunas honrosas excepciones. Ojala los comentarios a estas no sean mas la muestra de lo peor de cada casa, la muestra de los mas retrógrados argumentos de extrema derecha, mas propios de grupos facinerosos de una Europa que se resiste a ser una Europa multicultural y racial que de una Isla, de un Caribe, fruto de las migraciones voluntarias y forzadas, de las mezclas de colores de piel nacidas del amor o del odio, del sincretismo de las creencias, de las espiritualidades de aquí y de allá, de la comida que no renuncia a ser un chin de donde vine y un chin de donde estoy...
    Alicia Sangro"


    Copiado y pegado por S.Gehy.

    ResponderEliminar
  12. No han terminado las celebraciones y conmemoraciones por el bicentenario de la independencia de Haiti, un pueblo que la conquistó cortando cabezas y quemando casas de quienes los ahorcaban y explotaban. Pero las heridas permanecen abiertas. Aún pervive entre todos nosotros ese miedo que se corrió como la pólvora por el Continente, sin saber que todos —navajos, venezolanos, mexicanos, dominicanos, aymaras, guaraníes, argentinos, cubanos, mapuches, quichés...— éramos y seguimos siendo otra partida de negros acosados, asediados y negados por el poder y el capital dictatoriales.

    ResponderEliminar
  13. es que los haitianos no son Dominicanos el gobierno Dominicano y ningun gobierno del mundo esta obligado a cargar con un pais que no es el suyo, los dominicanos no son culpables de las tragedias que suceden en haiti, nosotros por mas de cien años hemos cargado con la inmigracion ilegal haitiana, pero ya se ha llegado al limite de que no aguantamos mas, no por que sean negros, aqui hay muchos domincanos decendientes de afroamericanos libertos que llegaron en el siglo 19 y nunca se ha mencionado que han sido discriminados, por que esos inmigrantes llegaron al pais y se adaptaron a la vida de aqui y nunca he oido quejas de ellos, incluso uno de los que lucho contra la invasion norteamericana a santo domingo en 1965 era decendientes de esos afroamericanos, nuestra historia como pueblo esta llena de hombres de raza negra y blanca que fueron grandes heroes e incluso un decediente de haitianos fue presidente de la republica llamado Ulises Heraux, entres los tres padres de la patria hay un negro, un mestizo y un blanco, aqui en santo domingo todas las razas han vivido integradas, desde el siglo 17, los dominicanos hemos luchado no solo contra haiti, tambien contra francia, españa, Estados Unidos, y nuestros heroes han sido de todas las razas, cosa que ha sucedido en poco paises de suramerica o centroamerica.

    ResponderEliminar
  14. soy un mulato dominicano y orgulloso de mis raices negras y blancas tambien por que no, debo amar enteramente lo que soy, y paresco mas negro que blanco, pero el que los dominicanos seamos negros no significa que tenemos que aceptar una inmigracion desorganizada de haitianos como muchos extranjeros que hablan aqui pretenden, para los disparatosos que nos critican yo les hago la pregunta ¿estan dispuestos sus paises a aceptar que el 30 por ciento de la poblacion de su pais sea extranjera, como tenemos los dominicanos a los haitianos, que incluso amenazan nuestra identidad, olvidan estos extranjeros que rep. dom, es uno de los paises de america que mas ha crecido en los ultimos 30 años y ese progreso no se ve, por que la inmigracion haitiana ha abaratado los salarios, al mismo tiempo le quita los empleos a los dominicanos, ejemplo: los haitianos son la mayoria que ustedes ven trabajando en los hoteles, la ley dominicana dice que el 80 por ciento de los empleos debe ser para los dominicanos y el resto para los extranjeros, sin embargo tu ves en los hoteles, construciones y la mayoria de los empleos los tienen los haitianos trabajando hasta por comida, lo que hace que en santo domingo los salarios nunca crescan, obligando al dominicano a tener que salir huyendo de su pais a emigrar y salir huyendo en yolas a paises como estados unidos y puerto rico

    ResponderEliminar
  15. yo lo unico que le pido a mis hermanos haitianos y a los dominicanos que defienden por dinero a los haitianos que toda esas luchas muy hermosas las hagan en haiti, contra esa clase corrupta haitiana, los haitianos no son dominicanos por ende los dominicanos podemos ayudarles a los haitianos, pero no cargar con esta migracion desordenada de haitianos, la migracion haitiana enriquece al dominicano mas rico y empobrece al dominicano mas pobre, por que le quite los empleos, por los bajos salarios que estan dispuestos a cobrar los inmigrantes haitianos, vamos a dejar de hablar con mentiras y hablemos la verdad la migracion no regulada de haitianos en el pais, esta empobreciendo al dominicano mas pobre y por eso es que yo lucho para que mis compatriotas dominicanos no tengan que salir huyendo de su pais, por los bajos salarios creados por la migracion haitiana, esto no es una lucha racial entre dominicanos y haitianos es una lucha economica por los empleos que los haitianos quitan al dominicano, al mismo tiempo llenan el pais de gente, la masiva migracion haitiana esta deteriorando el pais demograficamente, por la tendencia que tienen las mujeres haitianas a tener hijos a la velocidad de la luz, sin tener la mas minima condiciones de mantenerlos o educarlos como la gente.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo último,

    las personas con poca educación sexual, que suelen ser los más pobres, tienen muchos hijos e hijs, no sólo las haitianas.

    Claro que tenemos que tener una inmigración ordenada, en base a necesidades; son debilidades que tenemos que superar como país.

    ResponderEliminar
  17. para el tal anonimo, que escribio ahi de que aqui en santo domingo los haitianos son obligados a trabajar por la fuerza y que son secuestrados en haiti y traidos a trabajar forzosamente, en mi vida no habia leido una mentira mas grande que esa, el 97 por ciento de los haitianos que trabajan en rep. dom. no trabajan en ingenios cañeros, la mayoria de los haitianos trabajan en construcion, en trabajo domesticos y en el comercio informal, y ademas de eso los haitianos vienen al pais voluntariamente nadie los obliga a venir, por todas esas mentiras es que los que defienden la migracion haitiana en el pais, nunca logran que las gentes simpaticen con ellos, por que quieren defender la migracion haitiana en el pais basados en la mentira, en una supuesta esclavitud, dicen que los tratamos mal, pero viven aqui mas de tres millones de haitianos, si los trataramos bien entonces hasta rene preval se hubiera mudado a santo domingo.

    ResponderEliminar