Por Mildred Dolores Mata

A los hombres que están matando mujeres se les ha inculcado y estimulado creencias, pensamientos, actitudes, y comportamientos, que vienen de siglos y décadas atrás, y se le alimentan las mismas, con el transcurrir de los años. Al feminicida lo hemos ido formando casi todos y todas.

Se piensa que es un problema de esos hombres. Y no nos podemos visualizar como constructores de esas personalidades, de esas cosmovisiones; como cómplices, por no ponerles a las mujeres, en sus manos, todas las facilidades y recursos para que salgan de relaciones violentas. Y creemos que con exhortarlas a que salgan de una relación violenta, o con que denuncien: basta. No señores y señoras, sin una oferta eficaz de apoyo, aún desde la misma familia, amistades, centros de trabajo, desde los mismos grupos de la comunidad y desde el Estado, la estamos poniendo más en peligro.

Se les ha enseñado a la mayoría de los hombres a no amar y respetar a la mujer, y a las propias mujeres se nos enseña a minimizarnos y a aceptar las desigualdades y la inequidad. Y que desde hace muchos años he percibido y lo veo día a día, que la sociedad no ama a las mujeres, o se nos ama muy poco.

A la mayoría en la sociedad, sólo le suele interesar de la mujer:

1) El vigilarla, para que no salga embarazada, para que no decida amar sin consentimiento de terceros, y que si “ame”, sea por conveniencia.

2) Controlar su cuerpo, y que ella no pueda decidir que hacer con el mismo, como por ejemplo, algo tan sencillo, como que se atreva a tomar fotos desnudas para un novio.

3) Sentir placer con ella como un objeto, aún con violencia.

4) Aprovechar sus energías sin la valoración de su trabajo, de sus aportes, y el no permitirle decidir, y participar del poder.

5) Apreciar que todo lo de ella es malo, feo, debe ser oculto. Como algo tan sencillo de que se cree alguien, que a la mujer no se le debe lavar, o tender sus ropas interiores, a donde se vean. Y eso se multiplica por miles de vergüenzas y de sub valoraciones.

6) Pensar que “la jodieron” porque haya tenido sexo, y que mucho más “la jodieron” si no se “hacen cargo de ella”, y que a partir de ahí haya perdido su valor.

7) El atreverse a proponer el Código Penal que está depositado en el Congreso que si un hombre adulto que abuse de una niña o adolescente si se casa con ella ya no ha cometido un delito.

8) Que algunos padres y madres crean y reciban dinero para que un violador o abusador subsane un abuso contra una menor.

9) El creer que una empleada pueda ser cancelada porque se haya tomado fotos desnudas.

10) Que cuando niña o adolescente la saquen de un grupo campista, o de un equipo de natación, o que no monte animales, no vaya a los ríos, o la saquen de cualquier participación grupal, para que no salga de la casa, y no comparta con varones, sin importarle su desarrollo y potencialización.

11) Que en la mayoría de los grupos, como pasa en algunas iglesias, partidos, clubes, en el Gobierno, en el Congreso, en la Justicia…, que no pueden participar en igualdad.

12) Que no andemos solas, y que nos violen por estar en algunos espacios, o por estar fuera de la casa a determinadas horas, o por vestir de determinadas maneras.

13) Hacer canciones, novelas, películas, muñequitos, anuncios, promoviendo la violencia contra la mujer, el irrespeto, el que sean objeto sexuales, el proyectarla minimizada y el no reconocer sus aportes a la sociedad.

14) Que no pueda dejar de amar y que “aguante” o “lleve su cruz”, la matan o se permite que la maten.

15) Que la condenen porque sigue en una relación violenta, retire querellas, sin darle apoyo legal gratuito, no puedan usar alguaciles gratuitos, no hayan suficientes refugios para cuidarlas, no se le facilite apoyo económico, accesibilidad a vivienda, educación, préstamos, negocios. Etcétera.

16) Que no hayan guarderías infantiles para que pueda trabajar, estudiar, o participar en diferentes actividades, fuera de la casa.

17) Que no se enseñe a los varones a hacer quehaceres domésticos, y que lleve hasta triples jornadas de trabajo.

18) Que no se entienda la importancia de empoderarla, mejorando sus calificaciones para leer, escribir, capacitarse, facilitarle empleo.

19) Que al Ministerio de la Mujer no se le faciliten recursos cuantiosos para poder transversalizar las políticas de género de igualdad y equidad de la mujer, capacitar, sensibilizar, y aún suele, de vez en cuando, pasarle por la cabeza a gente importante, eliminar ese Ministerio.

20) Que los Ayuntamientos no apliquen la ley 176-07 para que en sus planificaciones y ordenamiento administrativo muestren voluntad política para aplicar la equidad de género.

21) Que una mujer sea asesinada o se cometa un feminicidio por el hecho de que alguien crea que le debe obediencia, y que le pertenece, y que no se trabaje con recursos suficientes para cambiar esa situación. Y no se considere que la violencia y el feminicidio son hechos graves, y la revictimicen por falta de sensibilidad y de capacitación, o porque hacerlo no tiene consecuencias.

22) Que en la Constitución de la República se haya aprobado en el Artículo 37 que ella debe darse morir cuando haya un conflicto entre su vida y el fruto de una concepción, y que eso no se impugne como contradictorio con sus derechos fundamentales como persona.

23) Que no se trabaje con ahínco para cambiar el machismo, y los comportamientos abusivos en los hombres que tienen problemas de impulsos violentos, obsesiones, controles y celopatías.

24) Que no se trabaje con ahínco para que las mujeres sean mejores ciudadanas con poder y autonomía.

25) El negarse a ver que el feminicidio es un delito especial a tipificarse acorde con un fenómeno que hoy es pandemia.

Que quienes tienen ojos para mirar continúen este listado, y todas y todos apliquemos soluciones: ¡Ya!


Está también en el link siguiente:

http://elmunicipio.com.do/contentsreflex.aspx?key=481
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...