Situación social y económica en República Dominicana

Image Hosted by ImageShack.us


Pedro Luis Castellanos



POR LA SALUD

Aún es tiempo: afrontemos la crisis con mayor proteccion social

Pedro Luis Castellanos


lunes, 21 de julio de 2008

La crisis que se avecina no será temporal. Nuestra economía deberá ajustarse. ¿Cómo se distribuirá socialmente los costos del ajuste?. ¿Cuál será la situación social en la sociedad dominicana después del ajuste?. Son preguntas clave que deberíamos plantearnos.

Una de las mas importantes razones de vulnerabilidad de nuestra economía es la vulnerabiliad social de nuestra población. Esto traduce dos hechos:

a) Nuestra economía crece a base de concentrar la riqueza y mantener la mayoría de la población en condiciones de exclusión social. Alrededor del 60% del ingreso nacional es apropiado por el 20% mas rico, mientras el 20% mas pobre apenas capta el 4% del mismo. Necesitamos desarrollar las redes de protección social, mediante mayor y mas calidad del gasto publico, para reducir la exclusión social.

b) El limitado gasto publico social, incluido el gasto publico en salud que es el mas bajo del continente, sumado a problemas en la calidad del gasto, determinan problemas de calidad y efectividad del sistema de salud, público y privado e impulsan el gasto familiar. Este representa una mayor proporción del presupuesto familiar mientras mas pobre es la familia, con un fuerte efecto de empobrecimiento y de reproducción de la pobreza.

Reajustar la economía no debería ser asumido con medidas exclusivamente coyunturales y asistenciales, aunque estas sean necesarias. Tampoco debería considerarse solamente los márgenes de ganancia de algunos sectores productivos. Necesitamos aumentar la calidad de vida y la productividad sistémica, esto requiere elevar el gasto publico en salud (y también en educación), y la calidad de dicho gasto.

El 60% del gasto nacional en salud proviene del llamado “gasto familiar de bolsillo”, arruinando las microempresas y emprendimientos de los pobres.

Las medidas coyunturales y asistenciales no cambiaran esta situación y podrían incluso reproducirla. Tenemos la oportunidad de aplicar las leyes de salud (42-01) y seguridad social (87-01). Incorporar en dos años al menos 3.5 millones de personas al régimen subsidiado, 3 a 4 millones en el régimen contributivo, por lo menos 3 millones de trabajadores por cuenta propia en el régimen contributivo-subsidiado u otra solución equivalente, no elevaría significativamente el gasto total en salud, pero el gasto familiar disminuiría hasta alrededor del 20% del mismo.

Si al mismo tiempo se desarrolla el Sistema Único de Servicios Públicos de Salud, para que por la vía de la descentralización, de cambios en la gestión de personal, fortaleciendo la participación social y sobre todo las funciones de rectoría, para que sea mas efectivo y asegurar su calidad, se reduciría aun mas el gasto familiar actual en salud.

Estas medidas tendrían un gran efecto inmediato y de alta calidad sobre el presupuesto familiar. Su impacto sobre la reducción de la pobreza sería considerable. Además, emergeríamos a una sociedad mas equilibrada, con mas equidad y menos conflictos sociales, y también con mayor productividad social.

http://www.clavedigital.com/App_Pages/opinion/Firmas.aspx?Id_Articulo=11734&Id_ClassArticulista=284
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...