Incierta


Palabras, estar, y acciones solas, borrosas, amarillas:
a la deriva y asidas.

Carbones que brotan de subsuelos extraños
sentimientos de aves, fango del aire, viento claro, suelo herido
no hay victoria no hay derrota.

Destino incierto, zigzagueante vida, esta isla, esta vida,
un veredicto estable y extraño estremece, a tientas camina,
una simiente pobre
un mal nutrido destino
una escasez de certezas:
rompimiento de piedras con las puntas de los dedos.

Una mujer, un hombre, la pobreza,
ethos de niebla de humo de piratas
cabezas testarudas sin fuerzas para alzar la mirada
o un eco o una sombra que lo atraviesan todo.

Acá se ha estado naciendo de lo podrido
entregando cuellos quietos a verdugos sin nombres
nosotros, nosotras, a veces, nuestros carceleros en vida.

Alientos y alimentos cercenados a ratos por doquier
asombros de tantas oleadas de vulnerabilidad
la muerte es futuro, presente, perenne,
la resurrección está errante, e inesperada
son un mismo camino del laberinto.

No hay análisis, no hay estudios, no hay diagnósticos,
no hay medicina, no hay mano amiga ni comprada: no hay dinero.
No hay luz ni bondad a ratos.

Luego, luego, luego…
duelen las tragedias grandes y diminutas que se develan
las vísceras heridas,
los sentimientos quietos, los soplos victoriosos falsos de amor.

¿Qué viene en el segundo siguiente?
¿estremecimiento, vida, muerte, quietud, soledad, amor?
Quizás: se pudiera morder, cortar, lo imposible.
Y hacer una vida cierta a ratos. Sí.
Con un volcán de firmeza adentro.


Mildred Dolores Mata
20.Feb. 2010
Santiago, RD
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...