Michel Martelly, Presidente de Haití: a apoyar su búsqueda de la reconciliación

Mi gran deseo para Haití es su estabilidad, y su autonomía. Las cuales dependen, significativamente, de que se aprenda a convivir con las diferencias, sin dogmatismo, con una actitud de respeto, de consideración, y de participación ciudadana, sin violencias injustificadas, ni ofensivas. Para desarrollarse el país, se necesita la democracia, y el respeto entre las partes, entre las clases sociales, y se necesita que los grupos económicos poderosos amplíen la redistribución de los recursos, y se esfuercen por la dignidad de todo el pueblo.

Sobre Haití, a finales de marzo del 2011, se publicó que sucedieron hechos violentos en protestas por los resultados de las elecciones, un cable de prensa (de www.telesurtv.net) anunció que murió una persona quemada, y cinco heridos en protestas y se informó que la persona quemada es un médico haitiano. Esto es triste, y muy lamentable. Por ahí no se llega lejos: la anarquía y la destrucción no permiten el desarrollo a largo plazo, aprender a coexistir es vital para la recuperación de Haití.

Está muy fresco el hecho de que murieron 300,000 personas en enero del 2010 en el terremoto (tranbleman de té, en creole haitiano (kreyól ayisyen)) escala 6.3 de Richter, y esto requiere de grandes esfuerzos para reforzar la institucionalidad haitiana, a lo interno, y para salir de los poderes externos.

Esa es una prioridad. Nuestros hermanos haitianos y haitianas, creo, deben seguir haciendo esfuerzos para bien adaptarse a vivir juntos, y a manejar las diferencias con métodos democráticos de incidencia, de participación, mediante los trabajos políticos tesoneros de la organización, y de la influencia, por diferentes medios, como es la opinión pública, e ir construyendo un pacto social progresista, que priorice la autonomía de Haití, y su desarrollo mediante la educación, sobretodo.

Priorizar la educación para aumentar la consciencia, la capacidad de manejar conflictos con asertividad, la inteligencia emocional, y para que se incrementen las habilidades y destrezas productivas de las haitianos/as. Además de priorizar otras políticas sociales inclusivas, como la salud, el empleo decente, el apoyo a la empresa pequeña, mediana; y políticas de discriminación positiva o acciones afirmativas de paridad de género, propiciando cambios culturales, políticas de igualdad y equidad en la participación y oportunidades a las mujeres, para vencer la discriminación de género contra éstas.

Es alentador que en el reporte de los actos de protestas ante el resultado de las elecciones, ya está hablando un funcionario policial de Haití, y no de la MINUSTAH, eso es lo correcto: que la MINUSTAH vaya delegando poder en los y las haitianas. Dice el cable noticioso:"...el portavoz de la policía haitiana, Frants Lerebours, indicó que “unas horas después de que el Consejo Electoral Provisional (CEP) anunciara el resultado de los comicios, estalló la violencia”. (www.telesurtv.net)

No me parece que ayude, en el enfoque de lo que resalta la noticia, el destacar la violencia, y no el discurso del Presidente electo de buscar el entendimiento y la armonía. Y su actitud de no continuar con retaliaciones, como le caracterizó a éste en el pasado. Hay que mirar hacia adelante, para poder sembrar nuevos frutos: reconstruir el país.

Dos países muy cercanos: República Dominicana y Haití


En ese reporte noticioso, se muestra la cercanía entre nuestros dos países, muuuy vecinos: República Dominicana y Haití; lo cual alienta, en el sentido de que seamos una referencia, seamos útiles y podamos auxiliar en casos graves de salud en Haití. Dice la noticia: "Con relación a los heridos, se informó que aunque su estado no es grave, un grupo de cinco de ellos se trasladó hasta un hospital en la provincia fronteriza dominicana de Elías Piña (este) para recibir allí atención médica. "Los demás heridos, menos graves, fueron hospitalizados en Haití en Belladère.”

Comprensión a actividades artísticas del Presidente, en su ejercicio como cantante

El organismo que certifica y dirige las elecciones en Haití es el Consejo Electoral Provisional (CEP) de Haití, el cual ya confirmó los resultados electorales que proclamaron presidente al cantante Michel Martelly sobre la ex primera dama, Mirlande Manigat. Recordemos que el Presidente viene del mundo del espectáculo, y que es natural que tenga actividades propias de ese mundo. En el pasado el Presidente actual de Haití hacía un número bailando como un trasvesti, y esto no debe sacarse de su contexto para disminuirle, hoy tienen otras funciones, y ojalá que él pueda hacer esa transición, sin que eso distraiga al país, y a la comunidad mundial, para disminuirle su respetabilidad.

En el pasado Michel Martelly ha apoyado la violentación al orden institucional en Haití. Pero hoy, toda la comunidad internacional, y todo el pueblo haitiano debe unirse, mirar hacia el futuro, y priorizar el respeto al Estado de derecho, y los métodos democráticos para dirimir diferencias. Este mandatario electo obtuvo un alto 67.57 % (por ciento) de los votos. Es un resultado en el balotaje altamente significativo, lo logró unificando fuerzas, y esto dice muy bien de sus capacidades integradoras y de que viene trabajando por la superación de su pasado violento y de intolerancia. Y dice bien de las fuerzas políticas en Haití, de sus actitudes hacia la unidad.

Michel Martelly, en su discurso tras publicarse que fue el ganador, afirmó que su sueño es reconciliar a los haitianos y haitianas, y para esto se necesita persistencia, madurez, sentido de unidad, control emocional. Hay que superar la realidad de que Haití es el país más pobre de América Latina y El Caribe. La oposición debe mostrar, y/o superar estas cualidades unitarias.

La oposición, principalmente las fuerzas de René Preval, antiguo Presidente, tiene la mayoría en el Senado y en la Cámara de Diputados, y no debe usarla para estancar el país; deben saber concertar con elegancia, con mesura, diplomacia, y manejarse con sabiduría; pues la pobreza es grande, y las debilidades son muchas. Michel Martelly llamó a colaborar en armonía, y hay que tomarle la palabra y practicarla, para el bien de esta nación isleña del Caribe y de la que forma parte, con República Dominicana, como una de las islas de las Antillas Mayores. Necesitamos una América con un Haití menos pobre, y más integrado al hemisferio. Ayudemos de parte y parte, superando las barreras de los idiomas, aprendamos francés, creole, y en Haití, todo el mundo a aprender el español.
Los principales retos del actual Presidente Michel Martelly, y del gabinete que elija el Primer Ministro elegido por el Parlamento serán la reconstrucción inclusiva, participativa...Y la paciencia para dialogar y entenderse. Ojalá que la elección del Primer Ministro, o de la Primera Ministra, sea negociada entre las fuerzas, tenga credibilidad, y sea decidido con fluidez para no paralizar el país. A afianzar todos y todas, el Estado de derecho en Haití.



Bibliografía


Fuente: www.telesurtv.net
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...