Coalición de Movimientos llama a construir una alternativa democrática con igualdad social y honestidad.

Acá les coloco el contenido de la política de la Coalición de Movimientos y Personas Independientes; la sociedad dominicana está mostrando deseos y militancia con un cambio en la política partidaria hacia la igualdad, la equidad de género, elrespeto de las difeencias sexuales, la institucionalidad sin clientelismo, ni corrupción. Veamos.

Mildred Dolores.
----


Estas son las palabras centrales del acto celebrado el día 20 de Mayo de 2011, pronunciadas por Miguel Medina, en representación de la Coalición de Movimientos, que está integrada por
Alianza por Villa Altagracia (ALVA)
Frente Renovador Socialista
Movimiento Se Puede
Movimiento de Liberación Los Trinitarios
Frente Popular Aniana Vargas
Coordinadora Patriótica
Movimiento Los Unitarios  de San Francisco de Macorís
Fuerza Laboral Dominicana
Movimiento Independiente de Los Cacaos
Movimiento Febrerista
Movimiento Político Autoconvocad@s
Partido Boschista Dominicano


Buenos días damas y caballeros, amigas y amigos, compañeros y compañeras:
A casi dos años de un rico proceso de reflexión y articulación, La Coalición de Movimientos Políticos y Personas Independientes, realizó su segundo encuentro taller los días 29 y 30 de marzo de este año, donde, entre otros temas, abordamos la situación política del país y nuestra postura frente a la coyuntura electoral.
En ese encuentro acordamos impulsar una política unitaria para la participación conjunta de las fuerzas democráticas y alternativas en las elecciones de mayo del 2012, con el propósito de presentarle al pueblo una opción competitiva y diferenciada del PLD, del PRD y los demás partidos responsables de la crisis que padece la República Dominicana.
Esa opción política, unitaria y alternativa, deberá contar con un programa básico que contenga las necesidades prioritarias que la sociedad ha venido demandando durante las últimas décadas. También con una candidatura presidencial representativa y comprometida con las aspiraciones de todos los sectores y actores que necesitan el cambio estructural en lo político, lo económico, lo social y lo cultural.
Otra decisión adoptada en el encuentro de marzo fue que nuestra participación en las elecciones del próximo año constituye un preámbulo de compromiso como clave de la generación de confianza y de la creación de condiciones para competir en mejores condiciones en las elecciones de 2016. Por primera vez en mucho tiempo asumimos el compromiso de practicar la política teniendo en cuenta el mediano y el largo plazo, dejando atrás el inmediatismo y la improvisación que nos caracterizó en el pasado.
La decisión de participar en las próximas elecciones en el marco de un amplio abanico de fuerzas motivadoras del cambio estructural, está acompañada del compromiso de impulsar la movilización social y ciudadana para que sea modificado el sistema político antidemocrático y excluyente, que impide la competencia política en igualdad de condiciones como lo consagra la Constitución de la República.
Abogamos por un cambio profundo en las reglas democráticas, que incluya la distribución equitativa de recursos entre los actores participantes, igual acceso a los medios de promoción, la supresión de privilegios como el barrilito y los “programas sociales” de los legisladores, la penalización del uso de recursos públicos en proselitismo personal y clientelar, la regulación de los tiempos de campaña y la flexibilización de las normas para la participación de los movimientos independientes y locales en las elecciones.
Compañeros y compañeras, ciudadanos y ciudadanas, ha llegado el momento de decirle No a la clase política corrupta que nos desgobierna. Está en nuestras manos que este sistema injusto y decadente cambie para beneficio de toda la sociedad.
La amplia unidad que plantemos incluye la lucha por más y mejores empleos, por mejores condiciones de vida para el pueblo, contra los corruptos de ayer y de hoy, por los derechos de la ciudadanía a la salud y a la educación, por la protección de los recursos naturales y el medio ambiente, por la igualdad de género y el respeto de los derechos sexuales de las personas, por una política de seguridad coherente y respetuosa de los derechos humanos, por una política migratoria responsable y coherente que reconozca y defienda los derechos de los trabajadores inmigrantes, por cuerpos policiales que protejan a la ciudadanía, por la rendición de cuentas y la transparencia de los funcionarios que ocupan posiciones en las instituciones del Estado.
En el marco de lo anterior, la Coalición de Movimientos Políticos y Personas Independieres ha asumido la tarea de tocar las fibras sensibles de todos los sectores y personas que queremos un país mejor. Hemos hecho contactos y reuniones con el partido Alianza País, con el Frente Amplio por la Dignidad Nacional, con Dominicanos por el Cambio, con Alternativa Revolucionaria, con el Movimiento Caamañista, con Patria para Todos, entre otros, con quieres hemos realizado decenas de reuniones conjuntas y bilaterales en aras de ir perfilando esa opción alternativa.
Obviamente que, si vemos los espacios señalados, estos son limitados e insuficientes. Estamos persuadidos de que son más las expresiones orgánicas y no orgánicas con deseos y aspiraciones de transformaciones sociales y políticas que es posible articular en el vigoroso movimiento que debe y puede asumir la noble tarea de materializar, de una vez y para siempre, los objetivos inconclusos de nuestro padre de la patria y de los demás héroes y mártires de nuestra República Dominicana.
La Coalición de forma modesta y sincera ha dado un paso al frente por una alianza país porque somos dominicanos por el cambio. Estamos claros en los obstáculos que debemos superar. Probablemente había otra forma de iniciar este proceso de articulación, pero este es el que a nosotros nos ha sido posible y viable.
Nosotros y nosotras queremos responder con la acción el reto que se nos presenta, el de apostar por una alternativa democrática y unitaria para transformar nuestra realidad por otra de prosperidad, justicia social y libertad para todos y todas.
La Coalición de Movimientos Independientes nada la detendrá en su firme propósito de derribar todos los obstáculos que se interpongan para tratar de impedir la unidad del pueblo dominicano y de las organizaciones y personas que históricamente han luchado desde distintas trincheras y posiciones por su bienestar, la independencia y soberanía nacional.
La situación por la que atraviesa el país exige la unidad, no hay ninguna excusa válida para mantener la dispersión de las fuerzas del cambio, la división sólo favorece a las cúpulas políticas corruptas y los sectores poderosos que acumulan enormes riquezas a costa del sufrimiento y empobrecimiento extremo de las inmensas mayorías nacionales.
El momento nos exige acción, no observación desde las gradas. Tenemos que participar en la política para poder cambiarla a favor de la mayoría del pueblo.
Es evidente que dos personajes, Hipólito Mejía del PRD y Danilo Medina del PLD, serán los competidores principales en las próximas elecciones, ambos con promesas repetidas que fueron incumplidas en el pasado. El pueblo no tiene razones para creer en sus viejas y nuevas promesas demagógicas.
La competencia electoral entre estas personas y partidos se encamina a quién de los dos tiene más figuras corruptas a su lado, quién ha sido más permisivo con la impunidad, y quién ha estado o está más vinculado con el narcotráfico y el lavado de dinero proveniente del narcotráfico y del crimen organizado.
Lo cierto es que los dos son más de lo mismo. El pueblo, con su sabiduría natural, lo identifica como iguales, como representantes de los mismos intereses. Hasta hoy esos personajes y partidos han estado solos en el escenario político dominicano, la emergencia de una alternativa democrática y crítica del neoliberalismo puede marcar la diferencia y el inicio del ocaso de esas cúpulas políticas corrompidas y corruptoras.
El fracaso de los partidos de la Liberación Dominicana, Revolucionario Dominicano y sus iguales en la gestión de la cosa pública queda evidenciado en los ridículos y reprochables indicadores sociales y económicos que de manera vergonzosa publican periódicamente los organismos internacionales.
Dentro de esos indicadores podemos señalar:
1.- Una tasa de mortalidad materna de 159 fallecidas por cada 100 mil nacidos vivos.
2.- Una tasa de mortalidad infantil de 31 defunciones por cada mil nacidos vivos.
3.- Unos de los países de Latinoamérica, el Caribe y el mundo que menos invierte en la educación básica y general (menos del 2 por ciento del PIB).
4 El sexto país más corrupto del mundo, dentro de los 139 estudiados en este año. Nos correspondió el numero 134.
4.- Más de 200 mil niños (as) a lo largo del país deambulan en las calles y grandes avenidas, pidiendo, trabajando, para sobrevivir.
5.- Un país hipotecado económicamente con más de 20 mil millones de dólares en deuda global.
6.- Un país militarizado con más de 400 efectivos de la mal recordada 4ta flota aéreo transportada de los EEUU, bajo el engaño de operativos humanitarios.
7.- Un país controlado por el narco tráfico y el crimen organizado, donde están involucrados funcionarios y militares de las más altas esferas.
8.- Un país donde muchos funcionarios reciben salarios y beneficios colaterales que sobrepasan el millón de pesos, mientras la mayoría de los servidores públicos devengan sueldos de miseria.
9.- Un país donde los empleadores y el Estado le niegan al trabajador un salario que le permita cubrir sus necesidades básicas.
10.- Un país donde el empresariado con la complicidad del Estado obstaculiza la libre sindicalización de los trabajadores.
11.- Un país donde a 10 años de seguridad social, el pueblo pobre está y el trabajador están más desprotegidos. Pacientes con enfermedades mal llamadas catastróficas pasan las de Caín para poder sortear la muerte, los pacientes con VIH/SIDA exigen inclusión de su tratamiento en los seguros médicos, los pacientes psiquiátricos exigen su inclusión. Apenas algo más del 40 por ciento están asegurados y aun eso tiene dificultades para recibir los servicios de salud, pensión y riesgo laboral.
12.- Un país que está a oscuras, con el kilowatt de luz más caro del planeta, donde hay contratos de plantas eléctricas que aun apagadas hay que pagar sumas millonarias en dólares al mes y todo sigue como si no pasara nada.
13.- Un país donde unos diputados aprueban contratos para explotación minera sin molestarse en leerlo, y le regalan el oro del país a compañías como la Barrick Gold, cuestionadas en todas partes del mundo por sus malas prácticas corruptas y de daños irreparables al medio ambiente.
14.- Un país donde hay una ley de hidrocarburos que sobre beneficia al gobierno y a sectores empresariales asociados a prácticas extorsionadoras del Estado.

15.- Un país sin seguridad ciudadana, done la Policía se ha convertido en una amenaza para la población.
16.- Un país donde más de un 60 por ciento de la población expresa desconfianza en esos partidos que nos han desgobernado en función de sus intereses particulares y personales.
Frente a este panorama degradante y deprimente debemos levantar la bandera de la unidad, unidad, unidad de todas las organizaciones, sectores y personas progresistas, democráticas y revolucionarias hasta crear el torrente indetenible de los cambios y trasformaciones estructurales que demanda la sociedad dominicana como única vía para poder vivir con dignidad y orgullo humano.
Debemos rechazar toda tentación que conduzca a la división, al fraccionamiento de las organizaciones que proponemos el cambio. Llego la hora de despojarnos de intereses particulares y grupales y poner en alto el interés supremo de la nación como lo hizo Juan Pablo Duarte y Los Trinitarios, Luperón y los Restauradores, Cayo Báez y Gilbert enfrentando la afrenta de la primera intervención norteamericana, los mártires de la dictadura trujillista, Manolo, Caamaño, Otto Morales, Amín y Orlando Martínez, entre otros.
Es compromiso y tarea de todos los integrantes de esta Coalición, impulsar sin desmayo y con firmeza todo tipo de acciones que conduzcan al pueblo a desplazar las cúpulas corruptas que nos desgobiernan y que mantienen secuestrada la democracia y la dignidad de todo un pueblo.
Quienes aquí estamos y los cientos de mujeres y hombres que nos acompañan en este proceso tenemos la convicción de que es posible lograrlo, porque confiamos en la sabiduría popular y tenemos la esperanza renovada de que entre todos y todas podemos lograr un país más justo, más solidario, más transparente, más equitativo, más democrático.
¡La victoria será nuestra! ¡Viva la unidad del glorioso pueblo dominicano!
Muchas gracias
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...