¡Feliz Día de los padres!

El agradecimiento, para mí, es clave para la “resiliencia”, que es la capacidad de recuperación con entereza, del estrés, de las dificultades, de los traumas, y en general, de todo distrés o sufrimiento psicológico.

Creo y siento, a menudo, el agradecimiento. Y siento que es una gran cualidad que sana y une a la humanidad.

Solía ser una niña mansa, quieta.... El padre de mi padrastro (abuelo Papá Tito), allá en Guayubín, provincia Monte Cristi, para el 1961, bajo una ancha mata de tamarindo, sentada en sus piernas, en una mecedora, o yo sola en un banquito, me decía Papá Tito, con afecto, abrazándome, poniéndome en sus piernas largos ratos: ”¡Mi niña, mi mierdita de cotorra!”, así usaba la imagen de comparar la” mierda de la cotorra” con mi personalidad, que en ese entonces era acentuadamente tranquila.

La “mierda de cotorra”, dice la gente, que no hiede, ni huele. En palabras de Anthony de Mello, la “mierda de cotorra”, es entonces: tranquila y confiada como una flor, y mansa como las palomas. (Anthony de Mello, 2000, Una Llamada al amor: Consciencia. Libertad y felicidad, editora Sal Terrae, España). La quietud emocional, la mansedumbre y el afecto de un abuelo son recuerdos que traigo a mi memoria en conmemoración al Día de los Padres.

¿De dónde viene la gratitud, el agradecimiento como un rasgo de la personalidad como tendencia? En otro escrito ya lo veremos. Pero en este artículo expreso agradecimiento a los padres, agradezco infinitamente esa característica humana del reconocimiento a lo bueno de lo que se ha recibido, y agradezco a las condiciones sociales que la hacen posible, como son la bondad social y consecuente, y una socialización sin comparaciones. Pues la bondad y la abundancia de la cooperación permiten balancear y destacar lo bueno en las personas con las que nos relacionamos.

En la ciudad de Santiago de los Caballeros, en RD, para el 2004, en un encuentro educativo patrocinado por el Centro de Estudio de Género del INTEC, Santo Domingo, en la empresa Interamericana, de la zona franca, en una capacitación metodológica para trabajar para una cultura de paz; desmontando de la cultura de género en la parte de la discriminación y de la violencia, yo destacaba los aportes de hombres meritorios que han aportado a la causa de la participación plena de las mujeres en la sociedad. Y alguien me hacía la observación: de que si yo estaba mostrando el cómo se debe trabajar en un taller socio-educativo por una Nueva Masculinidad.

La verdad es que los movimientos alternativos, revolucionarios, democráticos,…, debemos contener con coherencia y persistencia los rasgos diferentes de las actitudes y prácticas que negamos. La democracia partidaria de género cuenta con hombres “matrísticos”, que haciéndose un balance de su accionar, ganan en ellos, las prácticas de la cooperación, y de la justicia, para una sociedad de hombres y mujeres que aprendamos a relacionarnos sin dominaciones.

Lograr la paz, el respeto, la dignidad, la libertad, como metas para lograr la ciudadanía plena de las mujeres, implica el esfuerzo de cultivar esas cualidades en las mujeres y en los hombres que militamos por la democracia paritaria de género.

Mientras más congruentes, más tenaces, y agudos seamos en la democracia, en la cotidianidad y en nuestras prácticas políticas, más impacto tendremos para cambiar esa violencia que se da aún entre los humanos, por razones de diferencias por la biología de los sexos.

Pues como decía en un comentario al artículo anterior, el compañero Natanael Disla, estudiante actual de la maestría de Género y Desarrollo del INTEC, el género es una construcción que refiere a hombres y mujeres, y los trabajos de desmontar la cultura de violencia entre hombres y mujeres, nos competen a ambos, y las herramientas para superar esta cultura deben ser desarrolladas en programas para mujeres y para hombres, según necesidades y dificultades de cada grupo.

Finalmente, ¡Feliz Día de los Padres a los padres de la República Dominicana!:

• En honor a los aportes de los hombres en la parte que ha permitido la sobrevivencia de la humanidad toda.
• Por el reconocimiento y agradecimiento a los hombres que nos han dado soporte para que una parte de las mujeres podamos volar y trascender.
• Amor a los padres, esposos, vecinos, y compañeros de luchas, de foros, redes, partidos, juntas de vecinas/os, ONG, de Estado… “matrísticos” y democráticos participativos, con los que juntos nos esforzamos por la equidad social y de género.

____

Nota: Hombres “matrísticos” es un concepto del médico chileno y biólogo meritorio de la Universidad de Harvard, Humberto Maturana, y refiere a la cooperación y a la ternura en el relacionamiento. (http://revolucionmatriarcal.blogspot.com/2010/03/humberto-maturana-y-lo-matristico.html) (Diálogo publicado por la revista Uno Mismo en su Nº 20.)

La autora es Trabajadora Social, y ciudadana.

Ver también en: http://www.elmunicipio.com.do/contentsreflex.aspx?key=391
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...