Una mujer es descargada de asesinato, y posiblemente de homicidio, por violencia de género de su ex pareja, hoy fenecido.

Coloco este caso de una dominicano que mató cuchilladas a su ex pareja. El señor era un ex convicto, y ella le tomó pena cuando lo conoció en el 2008.

El fenecido tomaba, llegaba borracho y la maltartó con gravedad.

Ella le pidió que se fuera de la casa, pero él no lo aceptó.

Llama la atención que ella no sabía sobre el ciclo de la violencia, sobre la etapa del supuesto arrepentimiento, la luna de miel, de nuevo, y sobre la reincidencia. Todo esto habiéndose iniciado con una violencia grave.

También llama la atención de que se le otorgó una Orden de Protección, y la policía no la cumplió, él la violentaba. Es decir, cómo se repiten hechos similares acá, quizás por ella ser una inmigrante latina.

El hecho ocurrió en el Bronx, New York.

Finalmente, en una de sus agresiones, ella lo mató con un cuchillo.


Un Gran Jurado la liberó del cargo de asesinato. Ahora se bajó a homicidio, que implica no premeditación. Y de ese cargo podría un juez liberarla por defensa propia.

Acá el caso. Se aprende de cada caso. Destaco su valor, su bondad, pero también lo desinformada que está la gente sobre el fenómeno de la violencia de género. Vamos a enseñar, a aprender , a estar alertas: todas y todos, amigas/os, familiares, compañeras de trabajo, de partido...Etcétera. Me parece muy decente, sensible, con empatía, profundo, de respeto, como la prensa ha trabajado el caso.

Afectos

Mildred Dolores Mata

---------

New York 6/9/2011

Pendiente cargo de homicidio con posibilidad de absolverla 

Jurado de EEUU retira cargos de asesinato a dominicana mató marido abusador

NUEVA YORK._

La dominicana Dermy Ureña (izquierda) quien mató a puñaladas a su marido abusador William Bailey (derecha), fue descargada de la acusación de asesinato por un Gran Jurado en El Bronx. (+) Click para ampliar Grabar artículo Imprimir artículo Escribir comentario Enviar a un amigo 9:01 AM -

NUEVA YORK._

“El guapo vive hasta que el pendejo quiera" y "para que el velorio llegue a mi casa que vaya a la ajena”.

Estos son dos refraneros populares que en el día a día están en boca del pueblo dominicano, cuando se refieren especialmente a defender las vidas de quienes las ven en peligro ante los “más fuertes”.

Se podrían aplicar casi con exactitud al caso de la madre dominicana Dermy Ureña, quien cansada de ser abusada, golpeada e insultada por su marido, William Bailey, un ex convicto que también la amenazó varias veces con asesinarla, decidió matarlo a puñaladas.

El asesinato lo cometió el pasado 6 de agosto en El Bronx y luego de revisar las circunstancias atenuantes y agravantes, el Gran Jurado le retiró el cargo por asesinato del que fue acusada por la policía, aunque todavía queda pendiente el de homicidio pero con la posibilidad de que también le sea cancelado. De ser así, ella quedará libre en los próximos días y su destino está ahora en manos del juez del caso que revisará si la decisión del jurado fue correcta. Ella tiene 42 años de edad y la víctima tenía 33. El la acosaba a tal extremo que incluso en presencia de una hija de 9 años de la mujer, la amenazó en diferentes oportunidades con asesinarla y desmembrar su cuerpo.

La dominicana no esperó que el hombre ejecutara su advertencia y adelantándose a éste, lo acuchilló varias veces para salvar su vida. “Me decía que me iba a destruir la cara para que nadie más me mirara”, relató ella en una entrevista que publica hoy martes el tabloide NY Post. Dijo que conoció al ex prisionero en el 2008 y en poco tiempo, su marido se convirtió en parte de su familia. Ureña, quien hace algunos años dirigió la Oficina de Alguaciles de Nueva York, narró que el hombre no tenía ninguna familia, lo que la conmovió aún más para mudarlo a su apartamento.

“Todos sentíamos una especie de pena por él”, refiere la dominicana. “Cuando necesitó un lugar para quedarse, le abrí la puerta de mi casa”, agrega. “Pero a partir de ahí, fue cuando comenzó la pesadilla, llegaba muy borracho y cuando le dije que tenía que irse, se negó a hacerlo y me golpeó tan fuerte que me rompió la nariz”, añade.

Relata que llamó a la policía y luego de eso, el marido abusador cuya estatura era de 5 pies y 2 pulgadas, estuvo cuatro meses preso en Rikers Island, pero regresó a la casa de Ureña, insistiéndole en que lo perdonara y que no volvería a golpearla ni a tratarla mal.

La promesa, era falsa. Bailey prosiguió luego con la misma conducta de violencia contra su compañera y dos semanas después de salir de la cárcel, repitió los golpes.

El 14 de julio, el hombre se armó de un cuchillo con la intención de asesinar a la dominicana, pero ella logró quitarle el arma y acuchillarlo. “Pensé que finalmente lo había asustado para siempre y que me dejaría tranquila”, sostiene. Pero en un momento de descuido, el sujeto retomó el cuchillo, tiró a la mujer sobre la cama y le puso la filosa hoja en la mejilla, amenazándola con desfigurarle el rostro. “Me retiró el cuchillo de la cara y me advirtió que lo haría más tarde, entonces, comenzó a estrangularme hasta que sentí que estaba perdiendo la visión”.

Precisó que cuando sintió que estaba por morir, pudo agarrar el cuchillo y apuñalar al abusador dos veces en la espalda y una en el pecho. Sobrevivió a las estocadas. A pesar de que ella le había puesto una orden de protección (alejamiento), Bailey no fue arrestado ni acusado por la policía y a las tres semanas de ser apuñalado, estaba de vuelta y la golpeó con una llave de arreglar bicicletas.

Una vez más, la dominicana lo acuchilló y el hombre murió camino al hospital Lincoln de El Bronx. A partir de ese momento, terminó la larga cadena de abusos a la que la había sometido. Ella espera que el cargo de homicidio le sea absuelto también o de lo contrario, se enfrentaría a una pena de hasta 25 años en la cárcel.

Fue liberada la semana pasada de la prisión de Rikers con una fianza de $15.000 dólares.

Steve Reed, portavoz de prensa de la Oficina del Fiscal de Distrito de El Bronx, dijo que un juez decidirá si la decisión del Gran Jurado es legalmente correcta y si ella va a juicio, el jurado determinará si es culpable de homicidio o si el asesinato de su marido fue justificado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...