Miembro Partido Reformista Social Cristiano llama a votar por la despenalización del aborto terapéutico en RD


PRSC: ¿Penalización absoluta del aborto?

MIGUEL RAMÓN BONA RIVERA

Lo que pretende la iglesia es que el Estado castigue severamente cualquier tipo de aborto, sin importar las razones o circunstancias que concurran a la realización del mismo.

Lo que plantean las organizaciones de la sociedad civil es que se despenalice el aborto en tres situaciones específicas: En caso de peligro real y grave para la vida de la madre, en caso de violación y en caso de incesto.

Veamos los tres casos en la perspectiva de un acontecimiento real.

Primer caso: El matrimonio de los esposos "X" es una pareja joven de clase media que bordean los 35 años de edad. Son felices y se aman profundamente. Llevan catorce años de casados y han procreado tres hijos de doce, nueve y cinco años respectivamente.


De repente en el cuarto embarazo se presentan graves complicaciones de insuficiencias cardíacas, respiratorias y renales en la joven madre, originadas a consecuencia de la preñez. El matrimonio lucha fervientemente por conservar el embarazo que traerá al mundo el cuarto vástago de la pareja, pero la situación de salud de la madre se complica día tras día y los médicos consultados advierten del peligro inminente de muerte para ella y el feto.

La angustia se apodera de todo el entorno de la pareja, y en el consejo de familia los padres de ambos esposos, hermanos y cuñados, tíos y primos, concuerdan con el entristecido marido en que lo esencial es salvar la vida de la madre y esposa, por ser ella el núcleo central de la familia.

Pero resulta que el Estado castigará como un crimen esta decisión dolorosa y vital, al estar penalizado el aborto terapéutico.

¿Debe la madre morir para cumplir con la ley? Y que de los demás hijos? Y que del esposo que la ama? Y que de la familia toda?

Segundo caso: La señora, felizmente casada, que ronda los 40 años de edad, madre de varios hijos ya adolescentes, esposa y madre virtuosa, dama de reputación moral y social, es asaltada por un grupo de facinerosos que la raptan con intención de despojarla de sus pertenencias, y tras golpearla y torturarla la violan repetidas veces y luego la abandonan.

Tragedia incalificable!

Posibilidad real en las condiciones de inseguridad ciudadana en que vivimos.

A los dolorosos traumas físicos que sufre la desdichada señora producto de la violencia, se suma el terrible trauma moral, sicológico y espiritual que la embarga a ella y a la familia toda.

Entonces realizan la prueba de embarazo y resulta positiva, agravando grandemente los sufrimientos y las dolencias del alma que la desgarran.

La familia se enfrenta ahora a un nuevo y cruel designio.

¿Puede el Estado a través de la ley penal, agregar ahora el mayor cuadro de tormentos, obligando a que se mantenga ese embarazo?

¿Debe nacer esa criatura aborrecida desde ahora por quienes serán sus hermanos y por la madre misma, para convertir en vitalicio, en presencia cotidiana, el recuerdo sofocante de esa vejación maldita?

En nombre de cuales principios?. En nombre de la vida?

Tercer caso: La niña de apenas doce años de edad, una noche es asaltada por un energúmeno degenerado que la viola con penetración. Al escuchar los susurros y dolorosos quejidos llega la madre presurosa y se encuentra con la infernal escena. ¡Es su padre que acaba de violarla!. Desde tiempo atrás las agresiones se venían repitiendo con las borracheras del padre, pero limitadas a roces y caricias impúdicas que la niña recibía con terror. Esa noche la violación total se consumó.

Presa de la desesperación, la madre acude a las autoridades que someten al violador. Pero la niña ha quedado embarazada por ese monstruo que es su propio progenitor.

¿Puede ser justo un Estado que obligue a conservar ese embarazo bajo amenaza de pena criminal?.

La despenalización del aborto por razones de violación e incesto, o para preservar la vida de la madre en peligro real, responde a la solución de una grave problemática social. Un drama profundamente humano cuya solución en cada caso particular pertenece al espacio exclusivo de la conciencia individual. Que trasciende incluso el ámbito de lo religioso. Y que trasciende sobre todo las posiciones enarboladas por los tres partidos políticos mayoritarios con representación congresional, acomodadas para la ocasión a los intereses específicos del actual momento electoral.

En nuestra condición de Secretario Nacional de Cultura del Partido Reformista Social Cristiano, queremos manifestar nuestra posición disidente con la línea ultraconservadora adoptada por el partido con relación a la despenalización del aborto en los tres casos de excepción señalados.

En España, en Francia y en Italia, países desde donde nos viene el legado de la religión, de la justicia y de la cultura, el aborto en estos casos se haya despenalizado.

Exhorto a los legisladores de mi partido, a que a la hora de votar, imaginen en el espejo de estos dramas a sus esposas, a sus hermanas, y a sus hijas, y emitan entonces su voto de conciencia.




__________________
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...