Hablando de la tolerancia y el amor ante el tema del aborto: Informaciones sobre derechos sexuales y reproductivos en República Dominicana



Ante el debate sobre el aborto, para mí el tema esencial es la tolerancia y el amor, no el aborto.

Y quiero usar para expresarme una experiencia que ví en un documental sobre una tribu que vive en lo más profundo de la selva del Ecuador. Unos misioneros fueron asesinados por esa tribu cuando intentaban producir un intercambio cultural, introducirle valores de su cultura religiosa, y elementos tecnológicos, entre otros asuntos culturales. La tribu era inaccesible, sumamente peligrosa, aún no tenían sentimientos sobre pérdida ante la muerte, por ejemplo. Estaban desapareciendo, porque casi todos los hombres habían caído por homicidios entre ellos, atravesados por lanzas. Por un conflicto entre ellos (temas de celos por una mujer), uno dijo que los extranjeros habían estado con esa mujer, y los mataron, eran cuatro padres de familia. Estoa estaban en una especie de campamento. La esposa de uno de ellos y su hijo, de unos 7 años, se internaron en la selva a vivir con la tribu, luego que dos mujeres de la misma se arriesgaron y salieron de la selva, llegando hasta donde las viudas estaban, les pidieron perdón, y les pidieron que fueran a vivir con ellos y les enseñaran su cultura. Una de ellas aceptó y fue con su hijo. El hijo se crió con los huérfanos, y con parte de los que mataron su padre. Ya adulto, en el documental, él decía que él jugaba con otros niños que habían perdido su padre, y que él entendía que aún no tenían un alma como la de él y su madre, y que se fueron con ellos porque su madre quería que en la tribu aprendiesen a amarse. Es una de las experiencias de tolerancia y amor incondicional que más me han impactado.

La cultura religiosa oficial no ama a las mujeres: ama a la familia, al matrimonio, ama su cuerpo como incubadora. No las quieren con poder en sus esferas, por eso no hay mujeres en las esferas de poder, ni en los sacramentos, en fin, lo más sagrado para ellos.

Los empresarios no desean mujeres embarazadas, y en zona franca cuando solicitan trabajo hay que presentar un certificado de no embarazo, una prueba de un análisis que certifique eso..

En las escuelas, en los colegios, a las mujeres que salen embarazadas fuera del matrimonio las botan, sean profesoras o alumnas.

Yo soy animadora popular, y de grupos medios, a muchos niveles. Y profesora universitaria a veces. Sé un poco como es que se bate el cobre en la mente y en la práctica de mucha gente sobre estos temas, pues mi especialidad es el género y estoy en grupos de mujeres feministas, no feministas, religiosas, soy amigas de monjas, he vivido con monjas, sacerdotes, comparto con pastores...

En la esfera política muy poco quieren saber de mujeres, ni de sus problemas, ni de problemas de maltrato, ni de niños/as, ni de familia...Se refleja en el presupuesto. Por eso los gabinetes son de tres mujeres y ciento y pico de hombres, y el Senado es un nido de hombres, etcétera. Amable Aristy Castro, candidato presidencial del Partido Reformista Social Cristiano se sintió orondo diciendo que en su Senado no se discutieron temas como estos de mujeres y aborto.

Ahora no quiero hablar sobre lo que siento personalmente sobre cigoto, embrión, feto, si son personas o no, o casi...

Yo como esa madre misionera y su hijo, estoy entre mucha gente que siente y piensa diferente a mí sobre muchos asuntos.

Las iglesias oficiales no aceptan ningún método de planificación que no sea natural. Se oponen a la educación sexual. Vengo de dar talleres en Puerto Plata y Monte Cristi, y los y las maestras y autoridades locales de áreas de orientación entienden que hablar del cuerpo a las niñas y a los niños, previniendo el abuso sexual, no se puede dejar a maestros/as porque eso es muy delicado. Mucho sería para ellos, hablar de prevención de embarazos. Y el 37 % de los embarazos son de adolescentes.

Las culturas religiosas le tienen el juego trancao a la prevención del aborto.

No hay políticas públicas para ayudar a madres, a niños/as. No hay políticas de género para incrementar la inserción de la mujer a la ciudadanía activa, con casas cunas masivas para que las mujer pueda sostener a los hijos, dejándolos al cuidado de estos albergues infantiles ( o estancias infantiles) mientras ellas trabajan y/o estudian. El machismo salvaje solo sabe tener sexo con niñas, y no aceptan condones, ni las iglesias quieren condones.

¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ???????????????

¿Qué hacer?


El tema es ¿qué hacer con las mujeres arrinconadas, maltrechas, queriendo sobrevivir?, sólo eso: sobrevivir.

A ellas no les es posible el desarrollo de emociones, en su corteza cerebral, ni en sus neurotransmisores, de solidaridad y ternura para lo que está dentro de su cuerpo, ellas apenas alcanzan para estar llenas de miedo, y para procurar salvarse. Por eso los discursos en el Congreso dominicanos son lejanos, cuando hablan sobre lo grande y sublime que es dejar que un feto le acaricie el vientre, o la cara, a su madre cuando éste nazca, si se deja que se desarrolle un bebé. La verdad que se parece a la cultura occidental de los misioneros en Ecuador, y la de la tribu.

La escasez no facilita la abundancia de ternura dice Erich Fromm.

Cuando una mujer decide abortar, estoy hablando de realidades, no de deseos, primero, para ella no hay una persona. Las mujeres no sienten, ni creen eso. Para ellas hay un cúmulo de sangre, y que ellas no pueden dejar ese cúmulo de sangre porque luego se convertiría en bebé, y ellas no pueden tener un bebé. Y se sienten responsables si se hacen un legrado antes de que se haga un bebé. Eso sienten también mujeres de todas las clases cuando están arrinconadas. Cuando pueden tener un bebé, entonces sí es un bebé. Como dices, un bebé se hace en el corazón de la madre, y el corazón de la madre se hace tierno primero con su sobrevivencia en una cultura que aún no le ha abierto su corazón. Si su sobrevivencia no está en juego, entonces su corazón se abre para un cigoto, un embrión y un feto. Hablo de sobrevivencia física, económica, social.

_____

Ahora, donde la gota derrama la copa, es en la defensa que es mejor que muera la mujer, y se salve el cigoto, el embrión, el feto, cuando su vida peligra si se sigue el embarazo. Misoginia total. Y comienza la activista pro ternura hacia la mujer, a su valor, a su dignidad, al derecho de ser persona, junto al derecho de nacer. Y no puedo sentir agresividad hacia los que sí comparan feto y mujer y quieren apresarlas, tener esa amenaza sobre su alma, y sobre quien la asista, o la acompañe. Aunque en la clase media eso es un procedimiento normal, eso de que los médicos llamen al esposo, o a la familia para hacer el aborto terapéutico, y por eso mucha gente relacionada de clase media baja y media, no creen que esto es lo que se está tratando, discutiendo.

Ninguna mujer en su sano juicio, como globalidad, acepta, que otra mujer tenga un muchacho de meses y "se lo saque", como dicen ellas.

Como dije en el Congreso, la agresividad, la violencia, con que se trata a las mujeres, llamándolas asesinas, criminales,...una y otra vez...no me dice que en el centro de las inquietudes esté el amor a la persona humana. La ternura sólo para el cigoto, embrión, feto, me parece sospechosamente misógina, y de control.

Se llevaron imágenes de niños/as ya hechos, destrozados en las caras, como si se estuviese hablando de ese tipo de aborto. Las generalizaciones aterrorizantes tienen su público, Pero una política fascista de Estado no es posible ya seguirla imponiendo a las mujeres, no somos homogéneas en muchas cosas ideológicamente. Y es tan brutal seguir sosteniendo esa política de penalización de que la mujer no pueda decidir nada sobre este asunto que le compete, que por lo menos en Santiago, las mujeres vanguardia de las iglesias, ya no responden al patriarcado de sus jerarquías. Las mujeres claves, líderes, están en contra de que se lleven presas a las mujeres si se hacen un aborto, porque el aborto que presentan los fanáticos, no es el aborto que estamos defendiendo.

Pueden seguir exhibiendo una ley que no se cumple, y que sólo existe en cuatro países en el mundo (Malta, Chile, Vaticano Y RD), pero ya las mujeres no podemos ser dirigidas con totalitarismo. Con ternura sí, con coherencia, con un amor que se las juegue día a día con ellas, y con la niñez.

Así como toda la base de las iglesias que sabe y puede, usa la planificación familiar, así está sucediendo con el aborto terapéutico.

Cariño, y perdonen mi lenguaje quizás crudo.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...